Santander dice que está cómodo con sus actuales niveles de solvencia y que no ampliará capital.

El banco cree que el core capital estará entre el 9,5 y el 10% los dos próximos años.

Botín niega que su entidad planee ampliar capital para hacer frente al pago de dividendos, como lo ha hecho BBVA. El pago en dividendos supone un reforzamiento de los ratios de solvencia del banco, en cuanto a que se realiza una ampliación de capital en ellos. Sin embargo, esta modalidad de retribución provoca una dilución que de las acciones ya existentes.

Este año, el Santander repartirá 0,60 euros por acción, un pay-out de entre el 45% y el 55%. Los expertos preguntarán si la intención del banco es mantener estos niveles en 2012.