El Banco de España ha pedido a la caja de ahorros andaluza CajaSur, controlada por la Iglesia Católica, que deje de poner trabas a su fusión con Unicaja para evitar que sus problemas de solvencia empeoren aún más, señaló el viernes una fuente conocedora de la situación. Los consejos de Unicaja y CajaSur aprobaron su fusión en agosto, después de recibir el visto bueno del Banco de España, pero desde entonces Cajasur, entidad mucho menor que Unicaja, ha sido reticente a aceptar las condiciones del proyecto.