Los accionistas de Banco de Andalucía aprobaron hoy el proyecto de fusión por absorción con Banco Popular Español, después de que a finales de mayo los consejos de administración de ambas entidades acordaran la integración del Banco de Andalucía en el Popular, titular directo del 80,071% de su capital.
De esta forma, según indicaron a Europa Press fuentes del Popular, esta absorción "no supondrá ninguna variación con respecto al cliente, se mantendrá la red comercial y las mismas oficinas". Asimismo, Miguel Mozo seguirá siendo el director general de Banco de Andalucía, que mantendrá su identidad regional en el ámbito territorial, reforzando así su política comercial, puntualizó el banco matriz.

Según la comunicación remitida a la Comisión Nacional del Mercado de Valores (CNMV), consultada por Europa Press, la junta de accionistas de Banco de Andalucía, celebrada hoy en Sevilla, aprobó todas las propuestas de acuerdos incluidas en el orden del día.

Así, la junta general de accionistas de Banco de Andalucía aprobó la operación de absorción hoy, mientras que varios días antes, en concreto el 26 de junio, hizo lo mismo la junta general de accionistas del Popular.

Asimismo, se aprobaron las cuentas anuales y el informe de gestión de Banco Popular Español y de su grupo consolidado, así como de la propuesta de aplicación del resultado y de la gestión social, todo ello correspondiente al ejercicio 2008.

También se aprobó el abono de un dividendo complementario, que el banco abonará mañana, 30 de junio, a cuenta de los beneficios del ejercicio 2008, un importe de 0,73 euros por acción, lo que supone un desembolso bruto de 15,8 millones de euros.

En la junta de accionistas también se aprobó el proyecto de fusión de Banco Popular Español y Banco de Andalucía mediante la absorción del último por el primero, con extinción de la sociedad absorbida y el traspaso en bloque del patrimonio del banco andaluz a Banco Popular Español.

Para ello, el Banco Popular debe ampliar capital por importe de 160,5 millones de euros. Así, la ecuación de canje será de seis acciones de Popular por cada una de Banco de Andalucía, sin compensación en efectivo, para lo que el Popular ampliará capital en 2,5 millones de euros, equivalente al 2,06% de su capital social.

La operación implica el pago de una prima del 17,79% a los accionistas del Banco de Andalucía respecto al precio de cierre de la acción del pasado 18 de mayo (6,18 euros por título), con lo que la ampliación de capital será por importe de 160,5 millones de euros.

Las nuevas acciones del Popular podrían empezar a cotizar a partir de mediados del próximo mes de agosto, según el calendario que el banco presidido por Ángel Ron ha remitido al organismo supervisor de los mercados.

REESTRUCTURACIÓN DEL POPULAR

La fusión permitirá obtener "sinergias significativas", de 124 millones de euros, procedentes del ahorro de costes, al optimizar al máximo la capacidad organizativa y la infraestructura tecnológica de que dispone el Popular.

El Popular culmina así la reestructuración iniciada con la integración de Banco de Castilla, Banco de Crédito Balear, Banco de Galicia y Banco de Vasconia, y adapta su estructura comercial a las nuevas necesidades operativas en el actual entorno de crisis económica.

La fusión se llevará a cabo mediante la extinción por disolución y sin liquidación del Banco de Andalucía y la posterior transmisión en bloque de su patrimonio al Popular, que adquirirá, por sucesión universal, los derechos y obligaciones de Banco de Andalucía.