"¿Cómo controla Cristina Fernández de Kirchner sus nervios y ansiedad? ¿Toma alguna medicación? ¿Cómo le afectan las emociones en su proceso de toma de decisiones y cómo baja la tensión cuándo está angustiada? ¿En qué materias toma CFK las decisiones y cuáles deja a Néstor Kirchner?"

Estas son algunas de las preguntas que, según las filtraciones hechas por Wikileaks, realizó el Gobierno de EEUU a través de su Oficina de Operaciones de Inteligencia a su embajada en Argentina, tras conocer las críticas realizadas, según otros informes, por Sergio Massa, jefe de Gabinete de Ministros del gobierno argentino entre 2008 y 2009, en los que calificaba al ex-presidente Néstor Kirchner de "psicópata" y "monstruo", daba "cero" opciones a su reelección y comentaba el débil papel que desempeñaba CFK al delegar en su marido todos los asuntos importantes de gobierno.

Pero no son las filtraciones de Wikileaks lo que más preocupa al gobierno argentino en estos momentos. Problemas como la inflación, la política de inmigración o el sistema bancario, son asuntos que traen de cabeza al actual ejecutivo liderado por CFK.

Inflación disparada

Según la consultora M&S, en su informe sobre "Política, sindicatos y economía" publicado el pasado mes de octubre (1) , la tasa de inflación anual en Argentina se sitúa en el 26%. De hecho, un informe realizado por el INDEC (Instituto Nacional de Estadística y Censos), señala al sector de la alimentación como el más afectado por dicha subida de precios. En concreto, entre enero y noviembre la carne ha subido un 100%, seguido por el azúcar con un 63%, los lácteos 35% o el pan 30%. Otros sectores como el sanitario experimentan subidas del 25.2% y el de educación del 20.4%.

Para hacernos una idea de la espectacular subida de precios, el sector de Trasporte y Comunicaciones fue el que menos aumentó con un 13.3%. Lo más preocupante es que esta inflación hace más daño a los sectores de población más pobres, jubilados y pensionistas, pues como hemos visto, esta subida de precios afecta sobre todo a bienes de primera necesidad.

Política de inmigración

El caso argentino es muy similar al español. Ambos países han seguido una política de inmigración muy flexible durante los últimos años (bien es cierto que el gobierno español se ha visto obligado a endurecer esta política durante los últimos meses) que ha motivado la entrada masiva de extranjeros en el país en busca de nuevas oportunidades. Argentina limita con cinco países y posee más de 9,000 kilómetros fronterizos muy difíciles de controlar. Todos estos inmigrantes (en su mayoría peruanos, bolivianos y ecuatorianos) que no han logrado incorporarse al mercado laboral han sido uno de los motivos que ha dado lugar a las recientes ocupaciones de terrenos en varias zonas de Buenos Aires. Y reitero que es "uno de los motivos" porque leyendo la prensa local y viendo por televisión las declaraciones de los vecinos afectados, es fácil adivinar los intereses políticos que hay detrás de toda esta ocupación.

A todo esto hay que añadir el mal concepto que se tiene actualmente en Argentina sobre nuestro país, debido principalmente a la dura política puesta en marcha por nuestro gobierno, en materia de inmigración. Esta nueva política, que limita la entrada de inmigrantes en España, se ha aplicado con especial dureza a todos los latinoamericanos que se acercan a nuestras fronteras, metiendo a todos en el mismo saco y sin tener en cuenta los inevitables lazos que nos unen con un país que recibió hace poco más de un siglo a más de dos millones de españoles. Dicho malestar ya ha provocado que se planteen nuevas medidas que endurezcan la entrada de españoles en Argentina como medida recíproca.

Estas dificutades que ponemos a Argentina se producen justo en un momento en el que, debido a la actual crisis que se vive en nuestro país, más de 30,000 españoles se han trasladado a Argentina durante los dos últimos años en busca de una mejor vida de la que le puede ofrecer en estos momentos su país de origen.

Sistema bancario

Las largas colas en las puertas de los bancos son una característica común en cualquier ciudad argentina. El principal motivo es la poca confianza que ofrecen los mismos. Por ejemplo, para simples trámites como el pago de facturas, la mayoría de los clientes de los bancos prefieren realizar estos pagos en la propia sucursal, lo que puede suponer la espera de varios minutos en el mejor de los casos.

Este problema, que en principio no lo es en España, sí que parece preocupar a una de nuestras empresas líderes como Telefónica. De hecho la compañía ya ha tomado medidas para reducir estas "esperas" en las puertas de nuestras sucursales. Se da la paradoja de que el gigante de las telecomunicaciones tiene una fuerte presencia en Argentina.

Pero éste no es el único problema que afronta la banca argentina. La falta de billetes en los cajeros es algo que ocurre más veces de las deseables. Por ejemplo en Mendoza, la segunda ciudad argentina (con permiso de Córdoba), fue casi imposible retirar billetes de sus cajeros hace dos semanas.

Brasil

Dicen que las comparaciones son odiosas, pero en estos momentos la realidad es que la economía vecina atrae la atención de los principales inversores mundiales. El extraordinario crecimiento de Brasil durante los últimos años ha venido principalmente por tres vías: fuerte inversión extranjera, grandes recursos petroleros y su importante mercado doméstico. Para hacernos una idea de su gran crecimiento demográfico, la población brasileña se situaba en 1980 en 118,5 millones de habitantes, el último censo elaborado el pasado 3 de junio de 2010, elevaba esta cifra hasta los 193 millones, lo que supone un crecimiento del 63%.

Argentina sigue mirando con recelo las prospecciones petrolíferas que realizan las empresas británicas en las Malvinas, en busca de los 60,000 millones de barriles de crudo que podrían albergar sus yacimientos marinos. Su población, si bien ha experimentado un importante crecimiento durante los últimos 30 años, no se acerca a los porcentajes de su país vecino, pues durante el mismo período su población ha pasado de los 27.9 millones a los 40 millones, lo que supone un incremento del 43%.

Motivos para el optimismo

Pero no todo son sombras en la economía argentina. Son varios los motivos que tiene Argentina para ser optimista de cara a su futuro inmediato. Para empezar, según un informe de Naciones Unidas, la calidad de vida, así como la renta per cápita de sus 40 millones de habitantes se sitúa entre las más altas de América Latina.

Por otro lado, el reciente informe de Cepal sitúa a la economía argentina en cuarto lugar respecto al crecimiento del PIB de todos los países de Latam.

Además de esto, según el informe de la consultora M&S antes mencionado (2), el nivel salarial sigue creciendo desde la crisis de convertibilidad (2002), y salvo los dos últimos años, dicho crecimiento ha superado ampliamente la inflación.

Por último, es necesario destacar, que el crecimiento de Brasil es un arma de doble filo, pues Argentina se ha convertido en el destino turístico número uno para los brasileños.

Sígueme en twitter:

twitter.com/migfreijo

(1) Pag.4, parr 2 "Política, Sindicatos y Economía". Fecha 25 de Octubre de 2010
(2) Pag 6 y 7 
"Política, Sindicatos y Economía". Fecha 25 de Octubre de 2010