La presidencia del gigante turístico y comercial Arcandor se reunió hoy para tratar de lanzar una nueva solicitud de ayudas, tras denegarle ayer el Gobierno la concesión tanto de avales del fondo de ayudas para empresas afectadas por la crisis como de créditos de emergencia, lo que aboca al grupo a la insolvencia. La dirección de Arcandor pretende, en ultimísima instancia, presentar un plan que convenza al Ejecutivo de la viabilidad de la empresa. Los propietarios de Arcandor plantearon ayer la posibilidad de una ampliación de capital de 150 millones de euros para respaldar su solicitud de ayuda de emergencia de 437 millones de euros.