Se busca la tara. Los inversores están aún desmenuzando el último informe de empleo público que dobla las previsiones de los analistas: se crearon 103.000 nuevos puestos de trabajo durante el mes de septiembre. La bolsa neoyorquina parece querer cerrar la semana en verde manteniendo las abultadas ganancias de la semana, aunque, por el momento, reina la timidez sobre el parqué. Hoy quizás no ayuda demasiado tampoco Europa donde los ánimos se moderan y el euro/dólar se mantiene en el 1,34.

Jornada de compras, aunque no demasiadas y desde luego nada entusiastas en la apertura americana. El dato de empleo público –que secunda al buen dato ADP del miércoles- no termina de convencer a los inversores. La previsión de los analistas ha quedado relegada a una ínfima posición pues, en su opinión, Estados Unidos había creado durante el pasado mes unos 60.000 nuevos empleos, frente a los 103.000 que arrojan los datos oficiales del Departamento de Estado.

Aún con todo, el Dow Jones encabeza unas tímidas ganancias no superiores al 0,73% y se coloca en los 11.196 puntos. Viene secundado por el S&P 500, que suma un discreto 0,17%, en los 1.166 enteros para abrir el viernes en Wall Street. No obstante, el punto de inflexión lo marca el tecnológico Nasdaq con un recorte del 0,46% y pierde la zona de los 2.500 puntos en los primeros compases de negociación.

Entre los valores destacados, Bank of America recorta un 0,15%, HP un 0,16%, mientras que Microsoft se deja otro 0,15%.

En el mercado de divisas, el par euro/dólar sigue en su misma tónica de las últimas dos semanas en el entorno del 1,34 pese al último discurso de Trichet al frente del Banco Central Europeo y pese a las medidas de estímulo impulsadas por la Reserva Federal hace ya un par de semanas.

Las commodities –envueltas para muchos analistas en una nueva burbuja especulativa- recuperan posiciones y la onza de oro escala hasta los 1.655 dólares, mientras que el oil Texas rebota cerca del punto porcentual, por encima de los 83 dólares el barril.