En contra de los avances experimentados en preapertura, el mercado americano abre la sesión con un descuento del 0.5% que, en el caso del Dow Jones, le lleva hasta los 14951 puntos. El S&P500 descuenta un 0.2% y marca en los 1608 puntos su primer precio mientras que el tecnológico descuenta un 0.2% y corrige hasta los 2899 enteros.  Lo hacen al calor de las declaraciones de los distintos presidentes de la FED de distintos estados, con un mercado de divisas que mantiene al euro en las 1.3070 unidades.  


Nos encontramos a la espera de varias referencias macroeconómicas, como el PMI de Chicago y la confianza del consumidor de la Universidad de Michigan. El mercado también espera la intervención de varios miembros de la Fed. En este sentido, Jeremy Stein, gobernador del banco central, ha comentado que podrían disminuir la compra de bonos en el mes de septiembre, aunque la decisión se tomará en función de la evolución del mercado laboral. El presidente de la Fed de Richmond, Jeffrey Lacker, ha comentado que la volatilidad tras las palabras de Bernanke no es ninguna sorpresa, ya que el mercado debe ajustarse a la agenda de la Fed a la hora de retirar sus estímulos. 

En el plano económico, en pocos minutos se dará a conocer el dato de PMI de Chicago y la confianza del consumidor. 

La parte empresarial la protagonizan, por un lado BlackBerry cede  más del 26% en los primeros minutos de negociación después de presentar pérdidas trimestrales, de manera inesperada, con unos ingresos que tampoco han superados los pronósticos del consenso.  Las acciones de Accenture sufrió caídas de más del 13%  - hasta los 69.92 dólares por acción, tras incumplir anoche las previsiones del mercado con sus cuentas. 

Las acciones de Pfizer corren mejor suerte y, al ritmo del 1.4%, se instalan sobre los 28.62 dólares. La farmacéutica ha anunciado que recomprará acciones por valor de 10.000 millones de dólares.