La desaceleración de la economía europea, consecuencia de las turbulencias que desde el verano sacuden los mercados financieros, "no será tan pronunciada" como la de Estados Unidos, aseguró hoy el comisario europeo de Asuntos Económicos y Monetarios, Joaquín Almunia, . Almunia, quien participó en un seminario sobre los diez años de la moneda única, explicó que la volatilidad de los mercados ya se está dejando notar, además de en el sector financiero, en la economía real de la UE. Por ese motivo, adelantó, la Comisión Europea va a rebajar sus previsiones de crecimiento para este año y el próximo, cuando presente sus nuevos cálculos el 28 de abril. En sus últimas previsiones, de febrero pasado, el Ejecutivo de la UE ya rebajó en cuatro décimas el alza previsto del PIB para 2008 tanto en la eurozona, al 1,8%, como en la UE, al 2%, debido a la crisis financiera, la desaceleración en EEUU y el encarecimiento de los alimentos y las materias primas.