Almirall obtuvo un beneficio neto de 18,3 millones de euros durante el primer trimestre del año, lo que representa una caída del 40,2% con respecto al mismo periodo del ejercicio anterior

Las cuentas de Almirall estuvieron en línea con las previsiones.

El resultado bruto de explotación (Ebitda) cayó hasta los 31,3 millones de euros, un 41,3% menos, a la vez que el resultado neto de explotación (Ebit) disminuyó en un 60,7%, hasta los 14,9 millones de euros.

Entre enero marzo, las ventas se situaron en 200,2 millones de euros, un 5,9% inferiores a las de un año antes, si bien fueron superiores a las previsiones de la compañía.

Las ventas internacionales representaron un 57% en el primer trimestre, frente al 44% del primer trimestre de 2011.