El Gobierno alemán elevó el miércoles su previsión de crecimiento para este año debido a la mejora de las exportaciones, pero se mostró cauto sobre el consumo privado y señaló que la recuperación sigue siendo frágil.  En su informe anual de perspectivas económicas, el Gobierno alemán prevé ahora un crecimiento del 1,4% este año, frente al crecimiento del 1,2% que pronosticó en octubre.
El informe señala que Alemania está marcada en 2010 por una gran infrautilización de su capacidad productiva. Añade que la recuperación global hará aumentar las exportaciones de Alemania, pero que éstas no alcanzarán este año el nivel que tenían antes de la crisis.  Las exportaciones de Alemania cayeron un 14,7% el año pasado y se espera que suban un 5,1% este año.

El Gobierno alemán pretende estabilizar la economía en un futuro cercano y se comprometió a simplificar el sistema fiscal y a reducir impuestos a las clases medias y bajas.  Pero también dijo que un mayor crecimiento sostenible y y una estricta disciplina presupuestaria serán decisivas para que tenga éxito la consolidación a largo plazo.

El informe señaló que el Gobierno se centrará en el límite de deuda del país a partir de 2011.

El Gobierno alemán espera que la demanda interna suba un 0,6% este año, tras la caída del 1,8% en 2009. Sin embargo, se prevé que el consumo privado caiga este año un 0,5%, frente a la subida del 0,4% del año pasado.