Las autoridades alemanas no ven motivo para culpar al consejero delegado de Deutsche Telekom, Rene Obermann, del control ilegal de registros telefónicos que hizo la empresa en 2005, afirmó el jueves el Ministerio alemán de Economía. Cuando le preguntaron si había pie para criticar el papel de Obermann en el marco de este caso de espionaje, el portavoz del ministerio respondió: "No".