Air France podría tener un agujero en sus cuentas de entre 21 y 24 millones de euros, debido "en un 95% a la mala gestión de la compañía y en un 5% al enriquecimiento personal", según una auditoría citada por el diario 'Le Figaro'. El Gobierno francés pedirá aclaraciones a la aerolínea sobre el posible caso de malversación.
Estos hechos habrían ocurrido desde marzo de 2007, durante la gestión del anterior comité de empresa, encabezada por François Cabrera, quien fue sustituido el pasado 3 de noviembre por Jean-Yves Quinquenel, del sindicato nacional de pilotos de la aerolínea.

El nuevo equipo descubrió entonces que "se había inyectado dinero en las cuentas de 2008 para tapar resultados negativos", mientras que una auditoría encargada a la empresa INA habría desvelado el agujero de entre 21 y 24 millones en las cuentas.

En este informe, encargado por el comité de empresa de la aerolínea y que podría hacerse público hoy, se señalan posibles "malas prácticas", como el gasto de 3.000 euros mensuales para la compra de "toallas de baño y televisores".

EL GOBIERNO PEDIRÁ ACLARACIONES


El secretario de Transportes francés, Dominique Bussereau, afirmó hoy que su Gobierno "vigilará muy de cerca" y "pedirá explicaciones" a Air France, e indicó que "si hay un problema debe ser resuelto rápidamente", pese a que el Estado ya no es un accionista mayoritario en la aerolínea, según declaró hoy en una entrevista a la radio 'France Info'.

Asimismo, Bussereau confirmó la implantación de los primeros escáneres corporales en Francia a lo largo de las próximas semanas, comenzando por los aeropuertos de Roissy y París-Orly, en los vuelos destinados a los Estados Unidos.