Abertis, a través de Acesa, ha adjudicado a ACS las obras de prolongación de la autopista C-32 desde Palafolls a Tordera (Barcelona) por un importe de 40,6 millones de euros, informó hoy la empresa. Esta actuación comportará la construcción de 4,4 nuevos kilómetros de autopista, desde Palafolls hasta el enlace con la futura autovía A-2 entre Tordera y Vidreres. Los trabajos comenzarán este mes de mayo y durarán 15 meses. Acesa, actual concesionaria de la C-32 entre Montgat y Palafolls, construirá el nuevo tramo, que será libre de peaje para los movimientos internos, es decir, para los vehículos que recorran sólo el tramo comprendido entre el enlace de la carretera N-II y el enlace de la GI-600. La tramitación de estas obras se inició en 2001, cuando la Conselleria de Política Territorial y Obras Públicas aprobó el proyecto de trazado y el estudio de impacto ambiental, pero no se avanzó en la licitación por falta de acuerdo con el territorio sobre este trazado y su conexión con la A-2.