Los principales tenedores de deuda junior del banco irlandés AIB, Aurelius Capital Management y Abadi & Co, han decidido llevar a Dublín ante la justicia irlandesa con el objetivo de compartir los costes del rescate del sector financiero con los inversores privados.


Los planes del Ejecutivo irlandés han despertado la ira de estas dos firmas que no están en absoluto de acuerdo con la imposición de quitas de hasta el 90% a las entidades privadas.

Dublín pretende rebajar en unos 5.000 millones de euros mediante la imposición de severas quitas de entre el 80% y el 90% a los bonos de las entidades irlandesas el coste de la factura de unos 70.000 millones de rescatar a la banca nacional.

En el caso de AIB, los planes del ministro de Finanzas irlandés, Michael Noonan, implicarían la asunción de pérdidas de entre el 75% y el 90% por parte de los tenedores de 2.600 millones de euros en deuda subordinada de la entidad.