Acerinox cerró el primer trimestre con un beneficio neto de 15,31 millones de euros, un 48% menos que en el mismo periodo del ejercicio anterior.

La facturación del grupo alcanzó los 1.035,41 millones de euros, un 15% inferior a la de los tres primeros meses de 2012, mientras que el resultado bruto de explotación (Ebitda) se situó en 68 millones de euros, un 29% inferior al de un año antes.

Desde Acerinox han destacado que el nivel de precios sigue siendo bajo en todos los mercados y que, pese a la falta de visibilidad, confía en que el segundo trimestre esté en línea con el primero.

Consideran que el mercado europeo no acaba de remontar, el consumo aparente ha disminuido en el primer trimestre
un 6,8%, y siguen sin notar síntomas claros de recuperación en la demanda final. Por el contrario, la situación en el mercado americano, primer mercado para Acerinox, ha crecido un 9,2% en los dos primeros meses del año.