Acerinox ganó 221 millones de euros de beneficio durante los nueve primeros meses de 2018. Los resultados superan en un 40,5% a los del mismo período de 2017, en el que la compañía registró un beneficio 157 millones de euros.

La compañía siderúrgica explica que estos son sus mejores resultados de la última década en los tres primeros trimestres de un ejercicio y eleva su facturación hasta los 3.872 millones de euros, un 10,3% más que en el mismo periodo de 2017.

El ebitda (beneficio antes de intereses, impuestos, depreciaciones y amortizaciones) de Acerinox de estos nueve primeros meses del año superó en un 14,1% al de los tres primeros trimestres del ejercicio anterior hasta situarse en los 422 millones de euros frente a los 370 de entonces.

El tercer trimestre de 2018 cerró con beneficios de 83 millones de euros (un 4% más que los 80 millones de los tres anteriores meses) multiplicando por 13 los resultados del mismo periodo del ejercicio 2017.

Estos resultados ha explicado la compañía que se deben a la buena situación de la demanda de acero inoxidable en los principales mercados, especialmente en Estados Unidos.

Respecto a las producciones, entre enero y septiembre se registra un aumento de un 1,9% en acería y de un 5,7% en laminación en frío, así como una leve disminución de un 0,5% en laminación en caliente, siempre respecto a los mismos meses de 2017.

Las acciones de Acerinox se dejan un 3,8% hasta los 10,675 euros por acción, lo que supone la mayor caída entre las empresas del Ibex 35.

Acerinox amplía su gama de productos

La acerera española ha explicado en un comunicado que "el pasado mes de marzo arrancó la fase de pruebas de la nueva línea de recocido y decapado AP-5 de Acerinox Europa (Campo de Gibraltar, España), un equipo que cuenta con los más avanzados sistemas tecnológicos y un nivel de competitividad que generará nuevos estándares de calidad, mientras que reducirá los costes y el impacto medioambiental". 

También ha dado a conocer un nuevo nombramiento, Ignacio Martín se incorpora como consejero independiente a su consejo de administración. Ignacio Martín San Vicente, 1955, es ingeniero industrial y ha desarrollado su carrera profesional en el sector industrial, habiendo sido entre otros puestos, presidente ejecutivo de Gamesa (2012-2017) y consejero delegado de CIE Automotive (2002-2012). En la actualidad es consejero de Repsol, Bankoa e Indra, y es miembro del consejo de la APD (Asociación para el Progreso de la Dirección).