El banco holandés ABN Amro consiguió durante el primer trimestre de 2011 un beneficio neto de 539 millones de euros, lo que se traduce en un incremento de 115,6 % respecto al mismo período del año anterior.

El banco atribuyó el aumento del beneficio a la reducción de las provisiones destinadas a cubrir riesgos de préstamos y a la reducción de los costes.

Sin contar los gastos de integración con la parte holandesa de Fortis, el beneficio neto aumentó un 86 % respecto al mismo trimestre del ejercicio precedente.

El presidente del Consejo de Administración de ABN Amro, el ex ministro de Finanzas Gerrit Zalm, advirtió en la nota de que estos resultados "no pueden extrapolarse" al resto del ejercicio, ya que continúan las incertidumbres en la coyuntura económica.

El pasado febrero de 2010 ABN Amro anunció separación jurídica del Royal Bank of Scotland (RBS), lo que supuso un paso más hacia la independencia de ambas entidades, y la integración de ABN Amro en un holding con la filial holandesa del banco Fortis, ambos propiedad de Holanda desde 2008.