Los mercados de Estados Unidos inician la sesión con subidas después de conocer que la inflación de febrero se mantuvo en los niveles que los analistas habían previsto. Los precios subieron un 0,2% el mes pasado, lo que deja la tasa interanual en el 2,2%. Esto, en principio, no asusta a unos mercados que en menos de una semana tendrán que enfrentarse a una reunión clave de la FED en la que todo apunta a que se producirá una nueva subida de tipos para el país.

El S&P 500 sube un 0,46%, el Dow Jones se aprecia un 0,52% y el Nasdaq avanza un 0,50% en los primeros compases de la sesión.

Los precios mostraron cierto enfriamiento con respecto al mes de enero  cuando había experimentado un alza del 0,5% por la caída de la gasolina y del alquiler. Esto, explican los expertos, se ve en el mercado como una señal de que el proceso de subida de tipos de interés seguirá siendo gradual.

La lectura del dato de precios ha venido acompañada con una caída de la rentabilidad del bono estadounidense a 10 años, que se situó por debajo de la cota de 1,84%. El dólar se aprecia y se cambia en 1,2375 frente al euro.

Bono a 10 años intradía

Pero hoy ha sido uno de esos días en los que además del dato macroeconómico, los estadounidenses se han desayunado con un nuevo anuncio en el canal oficial favorito del presidente Trump para hacer sus anuncios, Twitter. A través de esta plataforma, el mandatario ha anunciado que ha destituido a su secretario de Estado, Rex Tillerson por Mike Pompeo, que hasta ahora estaba al frente de la CIA.

Desde el punto de vista empresarial continúa el shock entre los inversores por el bloqueo que ha ordenado el presidente Donald Trump para la compra de Qualcomm por parte de su rival con sede en Singapur, Broadcom. En este caso esgrimen como argumento, la seguridad nacional.

En este sentido, a nadie le extraña un recrudecimiento de los conflictos a nivel comercial con China que ya estaba alerta tras la imposición de aranceles al aluminio y al acero. Por cierto, que hoy la OCDE ha alentado al diálogo para evitar una cruenta guerra comercial a nivel internacional. 

De hecho, son estas preocupaciones las que hicieron que Wall Street cerrara con caídas el lunes y que provocaran descensos de más de 150 puntos para el Dow Jones.