Los principales índices de la bolsa de Nueva York casi no registran cambios en la apertura, optando por registrar leves ganancias, a la espera de que concluya la reunión de la Reserva Federal, de la que se espera el inicio de la reducción de su balance.

Las declaraciones de la presidenta de la Reserva Federal (Fed), Janet Yellen, se producirán a las 20.30 hora española, media hora más tarde de que se conozca la decisión sobre política monetaria y proyecciones económicas.

Lo más probable es que el banco central dé a conocer el inicio de la reducción de su balance,  actualmente de 4,5 billones de dólares, y, si bien no se espera una subida de tipos, los inversores buscarán pistas entre las palabras de Yellen.

Los analistas de Renta 4 explican que aunque la situación económica actual justifica que la retirada de estímulos comience ya, no descartan que la Fed retrase el inicio de reducción de balance ante la incertidumbre política, lo que nos llevaría a la siguiente reunión, prevista para el 1 de noviembre.

En cualquier caso, consideran bastante claro que la normalización monetaria seguirá adelante, dado el buen ritmo de actividad económica en Estados Unidos y su situación de pleno empleo.

Desde Bankinter señalan que la Fed “puede hacer cualquier cosa pero lo más probable es que al menos anuncie la fecha de inicio para drenar estímulos (“tapering”) y mantenga su tipo director (1,00% 1,25%).

La entidad recuerda que el ritmo de retirada lo conocemos desde junio: 6.000 millones de dólares menos al mes en bonos cada 3 meses y durante 12 meses hasta llegar a retirar 30.000 millones mensualmente al tiempo que retira  4.000 millones al mes de bonos de agencias y MBS al mismo ritmo hasta bajar 20.000 millones al mes.

Reuters destaca que la inflación ha permanecido por debajo del objetivo de la Fed del 2%. Sin embargo, la subida de la inflación estadounidense registrada en agosto ha provocado un aumento de las posibilidades de que el banco central suba los tipos.

En concreto, hay un 56,4% de que se produzca una tercera subida de tipos antes de que concluya el año, frente al 46,8% de hace una semana.

Por otro lado, en EEUU se publicará el dato de ventas de viviendas de segunda mano correspondientes al mes de agosto, que probablemente mostrará un aumento del 0,3%, tras caer a su nivel más bajo en 11 meses en julio.

Ayer, los tres principales índices bursátiles estadounidenses cerraron la sesión del martes con nuevos máximos, gracias al impulso del sector financiero.

Hoy Wall Street comienza la sesión con leves ganancias. El Dow Jones sube un 0,05% en la apertura, el S&P 500, un 0,08% y el Nasdaq, un 0,02%.

Con el índice industrial en 22.376 puntos, Pfizer lidera las subidas al avanzar un 1,51%, después de que después de que Morgan Stanley haya revisado al alza su recomendación hasta sobreponderar desde igual que el mercado.

A continuación se sitúan Boeing (0,42%) y McDonald's (0,42%).

En el lado contrario, J&J encabeza los descensos al perder un 1%, seguida de Apple y de 3M, que ceden un 0,71% y un 0,67%, respectivamente.

También destaca la caída de Adobe, del 4,47%, después de que el pronóstico de ingresos del fabricante de Photoshop estuviera en línea con las estimaciones.

En la apertura de Wall Street, el euro cede el nivel de los 1,20 dólares y se cambia a 1,199 billetes verdes.

Los precios del petróleo siguen registrando ganancias, aunque menores en el caso del West Texas que pierde el nivel de los 50 dólares, mientras que el brent sigue escalando hacia los 56 dólares el barril.