Los índice de Wall Street  abren la sesión con subidas, lo que lleva al Dow Jones a buscar su 56 máximo histórico en 2017 después de que los buenos resultados de Apple compensen la frialdad de unos datos de paro, ligeramente inferiores a los esperados.

El S&P 500 ha comenzado la sesión con subidas del 0,06%, el Dow Jones se apunta un 0,11% y el Nasdaq avanza un 0,27%. Tras el cierre del pasado jueves, tanto el Dow Jones como el Nasdaq apuntan subidas semanales del 0,4% y el 0,2%, respectivamente. El S&P 500, por su parte, cede ligeramente a la espera de ver qué ocurre durante la sesión.

En estos niveles, el Dow Jones va camino de apuntarse su octava semana consecutiva de subidas, la racha más larga desde noviembre de 2013.

El dato más importante de la sesión ha sido la creación de empleo durante octubre. En concreto, se crearon 261.000 puestos de trabajo, por debajo de la previsión de 325.000 que esperaba el mercado. Con todo, la tasa de desempleo ha caído desde el 4,2% hasta el 4,1%, muy cerca de mínimos de 17 años.  

Las cifras indican alguna debilidad, como el descenso de la población activa o la caída de un penique del salario por hora, que ha quedado en 26,53 dólares. En octubre, el incremento salarial ha quedado en el 2,4% en tasa interanual, frente al 2,8% anterior.

Además, si se unen septiembre y octubre, Estados Unidos creó una media de 139.000 empleos, una tasa que muestra desaceleración con respecto a principios del año. Sin embargo, ante estos datos, los expertos miran hacia los efectos de los huracanes de septiembre.

La sesión también está marcada por la confirmación del nombramiento de Jerome Powell al frente de la Reserva Federal, que llevó a cabo el pasado jueves el presidente Donald Trump.

Asimismo, ayer en el Senado estadounidense los republicanos, tras un intenso debate interno, presentaron el borrador de su esperada reforma fiscal, con lo que previsiblemente las negociaciones se llevarán a cabo la próxima semana. Así, está previsto que se apruebe por la Cámara Baja antes del día de Acción de Gracias (23 de noviembre) después de que se haga la propuesta oficial por parte de los demócratas.

Desde Renta 4 consideran que, previsiblemente, esta reforma “traerá más renta disponible, elevando el consumo y presionando al alza a la inflación, lo cual podría dar cierta continuidad a la recuperación del dólar”. Estos analistas también consideran que se debería producir una mejora del beneficio por acción de las compañías que en parte estaría ya recogido por las cotizaciones actuales. “No obstante, de cara al medio-largo plazo el impacto podría llevar a un deterioro del déficit presionando además a las exportaciones”, añaden.

En cuanto a los resultados empresariales, destacan los de Apple, cuyas acciones han llegado a subir antes de la apertura en torno a un 4%, alcanzando nuevos máximos históricos, superando los 173 dólares.

Y es que tras el cierre de ayer la compañía de la manzana  presentó unos resultados mejores de lo esperado para su ejercicio fiscal, impulsados por los datos del cuarto trimestre, con una mejora adicional de guía gracias a las ventas de su nuevo modelo de teléfono móvil.

Aunque hoy no hay ninguna compañía relevante presentará sus cuentas, la temporada de resultados avanza en EEUU. Ya han presentado sus cuentas 339 compañías del S&P 500, de las que el 74,2% baten las expectativas, el 8,5% se mantienen en línea y el 17,35% ha decepcionado. El incremento medio del beneficio por acción es del 6,52%.

También destacan las subidas de Valeant Pharmaceuticals International después de que la FDA, la autoridad sanitaria estadounidenses, le aprobara la comercialización de su medicamento Vyzulta.

Por el contrario, se desploman las acciones de Pandora Media tras publicar un empeoramiento de sus resultados en el tercer trimestre.

También caen, pero menos, las acciones de Starbucks, también por unos resultados que no han gustado especialmente a los inversores.

En el mercado de las divisas, el dólar se refuerza tras los datos conocidos y el EURUSD cotiza en 1,1657.

Por su parte, el barril de brent continúa subiendo y ya supera la cota de 61 dólares el barril.

Por  cierto, que el bitcoin no cesa en su camino de subidas y cotiza en 7.388 dólares, lo que implica un nuevo máximo histórico.