El columnista de economía, Martin Wolf, no quiere predecir cuando la economía mundial se enfrentará a una nueva crisis financiera, aunque ha añadido más confusión ya que dice que otra crisis económica es "más o menos inevitable" porque "nada ha cambiado profundamente," desde el año 2008.

El analista asegura que el crecimiento económico está también estrechamente ligado a la deuda. “Lo que hemos aprendido -y todavía nos queda por aprender- de la crisis financiera, es la dependencia en la creación de dinero y crédito de las instituciones financieras”, señala sobre cómo se encuentra la situación actual. (Jim Cramer: Esta acción controvertida es un auténtico lujo)

“La situación ha empeorado porque hay menos instituciones hoy en día, por lo que verdaderamente son demasiado grandes para quebrar”, avisa. (Morgan Stanley: Caen las perspectivas de beneficios para el S&P 500)

En el período inmediatamente posterior a la crisis, Wolf considera que el entonces presidente de la Reserva Federal, Ben Bernanke, y el entonces secretario del Tesoro Henry Paulson, mantuvieron el sector financiero a flote. Piensa que el programa de compra de activos era necesario y reduce la fragilidad económica en el corto plazo. Pero más allá del rescate, no hubo reforma. (¿Qué han destacado los expertos de Wall Street?)

Wolf asevera que la reforma regulatoria “ha estado a la altura en gran parte debido a que la supervisión se hizo tan compleja”. Sin embargo, la política también jugó “un papel importante”. Los bancos y las instituciones financieras “han utilizado su capacidad de ejercer presión y terminó con regulaciones bastante laxas”, dice el economista.

Entonces, ¿cómo se puede arreglar el sistema que no funciona? Es la cuestión. Wolf añade que el primer paso “es hacer que las economías del mundo sean menos dependiente de la deuda”. Piensa que “el apalancamiento del sistema bancario debe ser reducido y los requisitos de capital se deben reforzar”.

Además, Wolf agrega que los bancos “tienen tan poca equidad” y como resultado de ello “tienen demasiado riesgo”.