Los futuros de los principales índices de la bolsa de Nueva York registran ganancias apuntando a una apertura al alza al otro lado del Atlántico con las que ampliar las subidas de ayer, después de que se redujeran los temores a una guerra comercial, ante la negativa de los republicanos de la Cámara de Representantes a apoyar las medidas propuestas por el presidente Trump.

Subidas de los futuros de Wall Street después de que en la jornada de ayer el Dow Jones cerrase con una subida del 1,37%, el S&P 500 del 1,10% y el Nasdaq, del 1%.

“El motivo principal de las subidas fue la disminución de los temores de una guerra comercial,  los inversores apostaron a que el presidente de EEUU rechazaría su amenaza de imponer fuertes aranceles a las importaciones de acero y aluminio, aunque éste había declarado que no se retirará de su plan, después de que el presidente de la Cámara de Representantes, Paul Ryan, lo rechazara diciendo que la economía estadounidense podría sufrir”, explica Sergio Ávila, analista de IG.

Los republicanos de la Cámara de Representantes encargados de la política impositiva y comercial están redactando una carta dirigida a Trump en la que expresan su preocupación sobre la perspectiva de las restricciones comerciales. Las tarifas que quiere imponer corren el riesgo de distanciar aún más a los EEUU de Asia, después de que el presidente se retiró del pacto de Asociación Transpacífico el año pasado.

Los inversores comenzaron a considerar la amenaza como una herramienta de negociación después del tuit del presidente, donde indicaba que Canadá y México podrían evitar los aranceles propuestos si ceden terreno en las conversaciones del Tratado de Libre Comercio de América del Norte.

Ray Dalio, quien administra el fondo de cobertura más grande del mundo en Bridgewater Associates, dijo que el impacto de los aranceles propuestos por el presidente Donald Trump será insignificante en el comercio entre los Estados Unidos y China.

Por su parte, Ramón Morell, de ETX Capital, advierte de que “lo que ahora puede cambiar violentamente la dirección de los mercados es lo que Trump pueda anunciar, ya sea oficialmente o a través de su querido Twitter. Lo hizo la semana pasada, indicando que se subiría un 25% el arancel del acero y un 10% el del aluminio, para proteger a la industria estadounidense, provocando intensas caídas en los mercados bursátiles y reacciones bruscas en los mercados de divisas”.

“Y ayer, presionado desde dentro y fuera del país, planteó que podría no ser así si se renegocian los acuerdos de libre comercio en general que sean más favorables a los EEUU que los existentes … y el mercado explotó hacia arriba”, añade.

En una jornada sin grandes referencias macroeconómicas al otro lado del Atlántico, hoy se conocerán los datos de pedidos a fábrica de febrero, con una previsión de descenso del 1,4%, lo que contrasta con el crecimiento del 1,7% del mes anterior. También se publicarán las reservas semanales de crudo API, con la atención centrada en el discurso del presidente de la Fed de Nueva York, William Dudley.

Los analistas de Link Securities subrayan que la sesión también será ligera en lo empresarial ya que la temporada de publicación de resultados trimestrales está llegando a su fin tanto en Wall Street como en Europa. “En este sentido, señalar que en conjunto las cifras publicadas por las cotizadas han sido más positivas de lo esperado, especialmente en EEUU donde la temporada puede calificarse de sobresaliente”.

Así, destaca que, según publica The Wall Street Journal, Amazon está pensando ofrecer cuentas corrientes a sus clientes. La compañía está negociando con entidades bancarias un acuerdo global. Entre los bancos que negocian con Amazon, destaca JPMorgan, con la que el grupo que dirige Jeff Bezos también planea la creación de una aseguradora médica para sus propios empleados. También estaría negociando con Capital One, uno de los grandes usuarios del negocio de informática en la nube de la compañía de Bezos. El objetivo de la empresa de comercio electrónico sería reducir las comisiones que paga a los bancos en las transacciones, mientras que las firmas financieras se beneficiarían del escaparate que supone acceder los millones de consumidores con los que cuenta Amazon en el mundo.

Por otro lado, Google ha vendido la editora de guías de ocio y valoraciones por internet Zagat, que adquirió hace casi siete años por 151 millones, a la joven compañía de reseñas de restaurantes The Infatuation.

En la jornada de ayer la aseguradora norteamericana XL Group repuntó con fuerza, al cerrar con una subida del 29,15% tras el anuncio de la aseguradora francesa AXA de haber alcanzado un acuerdo para comprarla por 15.300 millones de dólares en efectivo.

Además, el Departamento del Tesoro de Estados Unidos, a través del Comité de Inversión Extranjera (CFIUS), ordenó a Qualcomm aplazar su reunión anual de accionistas del 6 de marzo para iniciar una investigación durante al menos 30 días, una iniciativa que arroja nuevas dudas sobre la oferta revisada de 117.000 millones de dólares de Broadcom por su rival fabricante de microprocesadores.

Con todo, los futuros del Dow Jones suben un 0,64%, los del S&P 500, un 0,47% y los del Nasdaq, un 0,62%.

Antes de la apertura de la sesión el euro sigue subiendo frente al dólar y ya se intercambia a 1,239 billetes verdes.

En el mercado de materias primas, el precio del petróleo Brent de referencia en Europa sube un 0,96%, hasta los 66,07 dólares, mientras que el West Texas estadounidense avanza un 0,99%, hasta los 63,17 dólares por barril.