El dato de inflación ha puesto fin a la posibilidad de que Wall Street tenga una sesión en positivo tras conocerse que la inflación se aceleró en enero más de lo que preveía en consenso. En concreto, los precios subieron un 2,1% en tasa  interanual y la subyacente -la que no tiene en cuenta ni energía ni alimentación-, ha experimentado la mayor subida en un año. Esto aumenta las posbilidades de que se aceleren las subidas de tipos par parte de la FED

Los futuros de Wall Street registran caídas de más de un 1% tras conocerse el dato.  La inflación subyacente subió 0,3% y se mantuvo sin cambios en 1,8%, más de lo que esperaba el consenso.

Michael Hewson, jefe de análisis de CMC Markets UK, explica que los mercados estadounidenses abrieron la sesión de ayer con recortes, “pero ganaron confianza por la tarde gracias a los comentarios del nuevo presidente de la Reserva Federal, Jerome Powell, quien afirmó que el banco central se mantendría alerta ante cualquier riesgo de estabilidad financiera. Esto ayudó a los mercados estadounidenses a terminar el día en territorio positivo por tercera jornada consecutiva, aunque las ganancias fueron bastante modestas en comparación con los días anteriores”.

En concreto, el nuevo presidente de la Fed afirmó ayer que están inmersos en el proceso de normalización tanto de los tipos de interés como del tamaño del balance de la Fed. No obstante, añadió que el banco central estadounidense se mantendrá alerta ante cualquier riesgo para la estabilidad financiera. Estas declaraciones, pronunciadas en el discurso de la ceremonia de jura de su nuevo cargo, sugieren que la Fed no ignora que el reciente repunte de la volatilidad del mercado y el aumento de los tipos de interés de la deuda suponen un factor de incertidumbre a monitorizar.

Los analistas de Bankinter subrayan que el dato de IPC de EEUU marcará el rumbo del mercado no sólo hoy, sino también en las próximas jornadas. "Tras el repunte de las ganancias medias por hora en enero hasta 2,9% (máximo desde 2009), publicado el pasado 2 de febrero, la expectativa de una mayor inflación ha provocado un brusco repunte en la TIR del bono americano que ha lastrado las bolsas. Una ralentización del IPC hasta el nivel estimado de +1,9% permitiría el repunte de Wall Street y otorgaría mayor fiabilidad al proceso de estabilización que estamos viendo esta semana. Por el contrario, un IPC superior al 2,0% confirmaría una mayor inflación y aumentaría el temor a un endurecimiento más rápido de la política monetaria por parte de la Fed, provocando nuevas caídas en bolsas”.

En la misma línea, desde Renta 4 indican que “los datos de inflación en Estados Unidos son especialmente relevantes por el temor que ha originado el repunte de salarios en enero (+2,9%), aunque dicho dato podría estar 'inflado' por bonus y difícil climatología que reduce nº horas trabajadas, y será necesario ver los datos de próximos meses para ver si se aprecia una tendencia de presiones salariales que puedan obligar a la FED a adoptar una estrategia más tensionadora en términos de política monetaria. A la espera del dato de inflación, el T-bond se modera ligeramente hasta 2,82%”.

Así, todas las miradas se concentran hoy en EEUU y en el dato de IPC, ya que el miedo a una aceleración de las subidas de tipos por el aumento de la inflación ha sido una de las excusas que han apoyado las ventas bursátiles recientes. Sin embargo, Christopher Dembik, jefe de análisis macro de Saxo Bank considera que “la inflación no cambiará las reglas del juego, pues permanecerá baja por factores estructurales como el envejecimiento o las nuevas tecnologías”.

Pero ¿cómo reaccionará el mercado de divisas al dato de IPC de hoy? “Una fuerte sorpresa negativa llevaría al dólar más bajo y aumentaría el apetito por los activos de riesgo, mientras que un dato de IPC más elevado del esperado tomaría desprevenido al mercado y probablemente provocaría más volatilidad”, indica John J. Hardy, jefe de estrategia en divisas de Saxo Bank.

En la misma línea, Ramón Morell, de ETX Capital, explica que “cualquier variación sobre las previsiones puede ser muy interesante para los mercados y en especial para el forex hoy”.

Además, subraya que, “a pesar de sus idas y vueltas sobre su deseo de que el dólar permanezca débil para fomentar las exportaciones de su país, lo cierto es que Trump está favoreciendo ese camino de debilidad. Y aquí encuadramos también la progresiva determinación de los otros bancos centrales para retirar sus políticas de liquidez, que alimenta una revalorización a futuro de sus monedas y por lógica, un menor peso del dólar frente a ellas”.

Antes de la apertura de Wall Street, el euro se debilita frente al dólar y se intercambia a 1,234 billetes verdes.

En el mercado de materias primas, el precio del petróleo Brent de referencia en Europa baja un 0,37%, hasta los 62,55 dólares, al tiempo que el West Texas estadounidense cae un 0,61%, hasta los 58,81 dólares por barril.

Mientras tanto, continúa la presentación de resultados al otro lado del Atlántico. Hoy publican sus cuentas Hilton, Dr Pepper, CMS Energy y TripAdvisor.

Con 354 compañías del S&P 500 publicadas, el crecimiento del beneficio por acción sube un 14,3%, por encima del 11% inicialmente pronosticado. De ellas, el 76% bate las expectativas, el 15% decepciona y el 9% se mantiene en línea.