Los futuros de los principales índices de la bolsa de Nueva York registran avances en la preapertura de una sesión que igual que en Europa carece de grandes referencias, después de que el viernes se conociesen unos datos de empleo que fueron mejores de lo esperado.

Los futuros del Dow Jones suben un 0,19%, los del S&P 500, un 0,07% y los del Nasdaq, un 0,11%, manteniendo los avances registrados el pasado viernes tras conocerse el dato de empleo.

El Departamento de Trabajo publicó que Estados Unidos creó 228.000 empleos no agrícolas en noviembre, una cifra muy superior a los 200.000 que esperaba el consenso de Reuters.  Tras estos datos, la tasa de paro queda en mínimos de 17 años, en el 4,1%.  Así, el dato estuvo muy por encima de las previsiones de los analistas y muestran, en opinión del consenso, que los efectos negativos de la temporada de huracanes en el mercado laboral han comenzado a desvanecerse. Así, Wall Street cerró la sesión con ganancias. El Dow jones subió un 0,49%, el S&P 500, un 0,55% y el Nasdaq, un 0,40%.

Hoy en EEUU la principal referencia de la sesión también está relacionada con el mercado laboral. Y es que hoy se conocerá la encuesta de ofertas de empleo y de rotación laboral (JOLTS).

Ya a la espera de la próxima reunión de la Reserva Federal, ningún representante del banco central estadounidense hará hoy declaraciones. El mercado descuenta en Estados Unidos, con una probabilidad del 100%, una nueva subida de tipos (de 25 puntos básicos) por parte de la Fed, que también continuará con la reducción de balance, aunque muy gradualmente.

Asimismo, en EEUU la atención seguirá puesta en los acontecimientos que surjan de la administración estadounidense, ya sea que estén relacionados con Rusia, la reforma del sistema tributario o el reciente anuncio del presidente Donald Trump de que Estados Unidos reconocería a Jerusalén como la capital de Israel, una acción criticada internacionalmente.

Precisamente sobre la reforma fiscal, expertos estiman que Apple podría ser una de las grandes beneficiadas de la modificación, con un ahorro fiscal de 47.000 millones de dólares. analistas también apuntan a Boeing como otra de las grandes beneficiadas.

En el apartado empresarial también destaca que General Electric ha confirmado que realizará 12.000 despidos en su división de energía. Con esta medida, el conglomerado industrial persigue lograr unos ahorros de unos 1.000 millones de dólares.