Apertura con descensos en Wall Street, por lo que el S&p 500 se aleja, aunque levemente, de su objetivo de ampliar los máximos históricos que registró el pasado enero. Sin grandes referencias ni macroeconómicas ni empresariales, la atención en la bolsa de Nueva York se centra en las nuevas tensiones comerciales entre EEUU y China.

Los futuros de Wall Street bajan en la preapertura

En la apertura de Wall Street, el Dow Jones baja un 0,05%; el S&P 500, un 0,05% y el Nasdaq, un 0,04%. Así el S&P 500 se aleja del objetivo de superar los máximos históricos que registró el pasado enero, en los 2.872 puntos.

Con el Dow Jones en los 25.608,1 puntos, la mayor subida del índice industrial es la de UnitedHealth, que sube un 0,68%, por delante de Walgreens Boots, que se revaloriza un 0,46% y de Home Depot, que avanza un 0,43%.

Por el contrario, el mayor desenso es el de Walt Disney, que baja un 0,92%; seguido de Caterpillar y de Apple, que retroceden un 0,72% y un 0,63%, respectivamente.

La compañía creadora de Mickey Mouse, publicó ayer tras el cierre de la sesión en EEUU, sus cuentas correspondientes al tercer trimestre de su ejercicio fiscal. En ese periodo, obtuvo un beneficio por acción (BPA) de 1,87 dólares, una cifra que se ha situado por debajo de los 1,95 dólares esperados. El beneficio neto subió hasta  los2.920 desde 2.370 millones ganados en el mismo periodo de 2017; al tiempo que los ingresos se incrementaron un 7,3%, hasta los 15.230 millones de dólares.

De esta forma, los ingresos registrados quedanron por debajo de las estimaciones de los analistas, que esperaban 15.340 millones.

Según las estadísticas de FactSet, con alrededor de un 85% de las compañías que componen el S&P 500 habiendo publicado resultados, el beneficio por acción del segundo trimestre de 2018 se encamina hacia una subida un 24% interanual.

Hoy rinden cuentas con el mercado compañías como Liberty Media, Michael Kors, CVS Health Corp, Diamondback Energy, Liberty Global o Monster Beverage.

Tesla baja en la apertura tras el “subidón” de ayer

Además de en Walt Disney, el foco en el apartado empresarial está en Tesla. Las acciones de la compañía subieron ayer un 11%, acumulando así un avance del 30% en las últimas seis sesiones, después de que su fundador, Elon Musk, anunciara en una serie de publicaciones en Twitter su intención de retirar a la empresa de la bolsa a 420 dólares por título, lo que supone valorar la empresa a más de 80.000 millones de dólares. En la apertura de Wall Street Tesla se deja un 1,96%.

Cotizacion de Tesla

En el apartado macroeconómico, igual que sucedió en la sesión de ayer, la agenda macroeconómica vuelve a ser muy liviana. Por ello, los inversores deberán esperar al jueves y viernes para que se publiquen datos macroeconómicos de peso, en este caso los índices de precios de producción (jueves) y de consumo (viernes) de EEUU.

“Estas cifras cobran especial relevancia en un momento en el que la economía estadounidense está creciendo “a toda máquina” y en la que los últimos indicadores ya están dando síntomas de estrés tanto en la cadena de suministro como en el mercado laboral” subrayan los expertos de Link Securities, quienes consideran que, mientras tanto, las Bolsas se mantendrán en un compás de espera.

China responde a los últimos aranceles de EEUU

Sin grandes cuestiones empresariales y a la espera de datos macroeconómicos de relevancias, la atención en Wall Street se centra en las tensiones comerciales entre EEUU y China.

Ayer se conoció que EEUU impondrá desde el 23 de agosto una nueva ronda de aranceles de un 25% a bienes procedentes de China por un valor de 16.000 millones de dólares. Están incluidos gravámenes a 279 líneas de productos.

La medida es la más reciente del presidente estadounidense, Donald Trump, quien busca presionar a Pekín para que ofrezca concesiones comerciales, tras haber impuesto el mes pasado aranceles a bienes chinos por un valor de 34.000 millones de dólares. China prometió tomar represalias equivalentes.

Con esta nueva medida, bienes chinos por valor de 50.000 millones de dólares se enfrentan a aranceles del 25%, en medio de la escala de tensiones en las relaciones comerciales de las dos mayores economías del mundo.

La respuesta de China no se ha hecho esperar. El gigante asiático ya ha informado, a traves de su Ministerio de comercio, que establecerá nuevos aranceles del 25%sobre importaciones de productos estadounidenses valordos en 16.000 millones de dólares.