Cada vez más cerca de una nueva cota histórica, la de 2.500 puntos. Así está en estos momentos el selectivo americano después de subir casi un 8,5% en lo que va de año. Pasito a pasito y sin hacer tanto ruido como el Nasdaq, el S&P 500 sigue marcando máximos históricos.

¿Significa esto que sus valoraciones hayan subido? No, al menos según indica este gráfico que han preparado los expertos de Bespoke Invesment.  Explican que hasta el 1 de marzo, el PER del selectivo se había movido en la misma dirección y con la misma rapidez que los precios. Sin embargo, desde ese momento, “hemos visto una contracción de las valoraciones, incluso aunque el índice ha tocado un nuevo máximos histórico. Esto significa que los beneficios de las compañías han sobrepasado a los precios en los dos últimos meses. Esto es algo bueno, sobre todo para todos aquellos que estén preocupados por las valoraciones”.

Valoraciones

Las  valoraciones, de hecho, son algo que han preocupado más en la literatura y en las discusiones entre expertos que entre los propios inversores, tal y como se observa de las subidas experimentadas en bolsa.

Hoy mismo, David F. Lafferty estratega jefe de Natixis, explicaba que más allá de una recesión clíclica no hay muchos escenarios que puedan llevar a una corrección de los precios de los activos de riesgo.

El experto se pregunta que “si la economía global se está ganando tracción y elevado los beneficios de las compañías y en un escenario de casi sin riesgos, ¿hay algo que no gustar de las bolsas? Si, los precios”, dice.

En su opinión, las valoraciones no sirven como una herramienta para medir los tiempos de las bolsas, es decir, no pueden usarse para prever la dirección de los mercados en el corto plazo, pero si nos sirve para ajustar el riesgo-recompensa de nuestras carteras en el largo plazo”, apunta.

Asegura que con estos niveles de valoración solo se pueden esperar menores retornos en un escenario de mayor volatilidad.  “Los inversores deberían ser cautelosos con la renta variable no porque las acciones vayan a caer, sino porque sus perspectivas de rentabilidad por unidad de riesgo se han deteriorado”, afirma.

El experto sigue preferiendo Europa a Estados Unidos por esta razón pero, ¿y si el gráfico que han preparado en Bespoke Investment ofreciera nuevas esperanzas?