Los principales selectivos asiáticos cotizan con saldo mixto mientras los inversores digieren las referencias de Estados Unidos, el default de Argentina y las recomendaciones del Fondo Monetario Internacional (FMI).
En Estados Unidos se ha conocido un crecimiento en la primera economía del mundo que ha batido el consenso. El PIB americano del segundo trimestre ha avanzado un 4%, frente a la previsión del 3%. A pesar de este fuerte crecimiento, la Reserva Federal (Fed) no ha ofrecido grandes sorpresas al recortar su programa de compra, tal y como esperaba el mercado, en 10.000 millones de dólares. En el comunicado de la Fed, la autoridad monetaria estadounidense ha señalado que la actividad económica se ha recuperado en el segundo trimestre, pero aún observa una debilidad significativa en el mercado laboral.

Argentina ha añadido a la incertidumbre en los mercados. después de que las negociaciones con sus acreedores no llegaran a buen puerto. Standard & Poor's ha rebajado su calificación hasta default selectivo, el segundo del país en el siglo XXI y el tercero en los últimos 28 años, una situación que perjudicará a una economía ya en recesión.

En China, el FMI ha advertido que la segunda economía del mundo debería fijarse unos objetivos de crecimiento más bajos para 2015 (del 6,5 al 7%, frente al 7,5% de este año) y evitar las medidas de estímulo a menos que la economía amenace con ralentizarse claramente por debajo de ese nivel.

Los expertos de Kim Eng Securities consideran que los decepcionantes resultados de Samsung también han tenido un impacto negativo sobre el sentimiento del mercado. “Algunos inversores sencillamente quieren recoger beneficios. Hemos tenido un mes fuerte en la mayoría de los mercados durante el mes de julio”, han explicado.