Se espera una apertura en Wall Street con cierto toque de “seguir la corriente”, porque en el fondo hay poco que descontar pues se está esperando al dato de empleo del viernes para saber si los partidarios de la subida de tipos recaban apoyos o todo lo contrario.
 
Seguimos avanzando en la semana que nos va a llevar hasta el dato de creación de empleo del mes de septiembre y en donde se activa la otra vez la costumbre de mirar con lupa todo el dato para saber si los votantes de la Reserva Federal que piensan que hay que subir los tipos de interés van a ganar más apoyo o es todo lo contrario.

Precisamente, hoy nos encontramos con dos referencias, la presidenta de la Reserva Federal de Cleveland y también el de la Fed de Richmond:

Mester (FED Cleveland) se apunta a la subida de tipos

Habló en la radio de Bloomberg y dijo que la Reserva Federal no debería esperar mucho tiempo para subir los tipos de interés para no perder el ritmo de mejora de la economía, así que parece que podemos contar con otro voto positivo para subir tipos en la próxima reunión.

También volvió a remarcar que es importante no perder el ritmo de la recuperación de la economía para buscar garantizar que la recuperación y mejora de la misma es sostenible. Recordemos que votó a favor de subir tipos en la última reunión. Para no perder la costumbre, también volvió a soltar esa coletilla diciendo que ella quiere subir los tipos, mientras los datos se mantengan dentro de las previsiones.

Lacker (FED Richmond) también quiere subir los tipos

El presidente de la Reserva Federal de Richmond ha pedido que la Reserva Federal adopte una estrategia de subir los tipos de interés antes de que la inflación suba todavía más. Este movimiento no es ajeno a la historia de la Reserva Federal ya que hizo lo mismo exactamente en 1994.

Recordemos que hay otros miembros de la Reserva Federal que piden que se deje que la economía se recaliente un poco más para de esa manera estar seguros que puede aguantar una nueva subida de tipos de interés.

De volverlo a hacer, nos traería a la memoria el antiguo presidente de la Fed Alan Greenspan, así que todo el mundo en estos momentos está rescatando de los libros de historia cuales fueron los movimientos en aquella época y lo que nos encontramos es que se subieron 2,5 puntos porcentuales en los siguientes nueve meses.

En referencia al estado la economía, piensa que a partir de ahora se moverá de forma más positiva y siempre vigilando que la inversión de los negocios repunte a finales de este año. Tanto es así, que ve un caso potente para subir los tipos de interés y piensa que mirando hacia atrás se encuentra inspiración para subir los tipos de interés una vez más ya que se han conseguido los niveles actuales de desempleo y tipos de inflación con unos tipos de interés que todavía estarían 1,5% por encima de los niveles actuales.

Sin quitar la vista de los bancos centrales, hoy tenemos un movimiento destacado en el plano de las divisas, ya que la libra está perforando los niveles máximos y mínimos, según sea la moneda fuerte o débil, alcanzados tras la votación afirmativa a la salida de Reino Unido de la Unión Europea. Como de momento no hay perjuicio económico del divorcio entre ambas partes, la debilidad de la moneda está haciendo que en estos momentos el índice británico más internacional esté atacando la zona de máximos anuales.

También, sin salir de las divisas, tenemos un repunte importante del dólar yen ya que en gráficos de semanas se está acercando a la parte alta de la figura que está creando desde hace unos cuantos meses y, teniendo en cuenta que tenemos el dato de creación de empleo el viernes que viene, hay que estar atentos por si aparecen en este camino más razones para pensar en una mayor fortaleza del dólar porque puede activar movimientos de medio plazo que puedan activar algún carry trade que sea favorable a los activos de riesgo.

Hablando de los bancos europeos, el único punto destacable es que el Deutsche Bank está estable, su hermano Commerzbank está ligeramente negativo y el foco de atención está situado los italianos, ya que Unicredit no tiene apoyo absoluto de los bancos de inversión y Credit Suisse no ha seguido la estela de Goldman Sachs recomendando su compra, por lo que todo el mundo se ha sustado y de momento prevalece la cautela, dañando al índice italiano y también al sector bancario del país. Como los movimientos fuertes en Deutsche Bank entraron todos por parte norteamericana en su movimiento en el ADR, seguiremos mirándolo de reojo por si hay noticias desde el Departamento de Justicia y se llega a un acuerdo con respecto a la multa o todo lo contrario.

No tenemos grandes datos macroeconómicos y el único de medio calibre es el que conoceremos 15 minutos después de la apertura correspondiente al ISM de Nueva York.

En valores concretos tenemos:

CME Group ha dicho que el volumen medio diario en el mes de septiembre interanual ha crecido un 6%.

Netflix tiene buenas noticias ya que presa especializada especula con una posible compra desde nada menos que Walt Disney.

El sector tecnológico puede tener un punto importante porque Alphabet podría presentar en Google nuevos teléfonos inteligentes para intentar arañar cuota de mercado a sus competidores.

En el plano técnico seguimos muy parados y se puede ver perfectamente que el futuro del SP 500 mantiene la resistencia en la media de 50 sesiones. En esta situación, miramos muy de cerca la volatilidad porque si el MACD se acaba cruzando al alza, se reforzaría la resistencia en los activos de riesgo y podría repuntar la volatilidad, algo que sería negativo para los mercados. Mientras la señal no se cruce, se mantiene la presión sobre la resistencia.

vixsp


Luis Javier Diez.