En las últimas sesiones hemos tenido como foco de movimiento el desplome de las tecnológicas con el primer aleteo de la mariposa en esa decepción con el posible nuevo producto de Apple, pero en cierto modo el mercado se ha estado preparando para lo que tenga que pasar mañana con el final de la reunión de la Reserva Federal en donde se descuenta ampliamente ver una subida de tipos de interés.

En estos momentos el mercado europeo se ha intentado recuperar un poco de las bajadas de los días anteriores teniendo un rebote superior al 1% en el campo tecnológico pero la verdad es que falta convicción, o lo que es lo mismo, faltan catalizadores.

Punto a destacar es que existe cierta tranquilidad porque en el mercado de deuda los tipos están bajando y la subasta de corto plazo de España ha profundizado más de los tipos negativos. Esta situación ha vuelto a despertar las críticas desde el ministerio de economía de Alemania diciendo que debemos regresar a un camino de política monetaria más normal, cosa que está haciendo la Reserva Federal.

Parte de la tranquilidad viene porque Francia se está estabilizando y Macron  cada día tiene mejores pilares para gobernar de forma cómoda, a lo que se suma un mal rendimiento en elecciones locales en Italia del movimiento de cinco estrellas, por lo que hay un ambiente de cierto incremento de serenidad y paso atrás en el populismo.

Complementando lo anterior, la periferia relaja los tipos y Alemania los sube ligeramente, aunque todavía la situación no está clara en el largo plazo porque necesitamos que el BCE cambie de tono para ver una subida más importante de los tipos de interés, aunque la preocupación por una inflación subyacente que no acaba de arrancar, sigue haciendo pensar al BCE que debe haber apoyo por parte de la política económica y encima avisan que están preparados para bajar los tipos si hay un aumento de los problemas.

La inflación no lo tiene fácil, y más cuando el crudo está rondando los 46 $ y al saberse que la producción de la OPEP aumenta precisamente porque los países no firmantes del pacto de reducción de la producción, han apretado el acelerador, sorprendentemente Irak también es de los que ha aumentado la producción.

En estos momentos la inmensa mayoría de los sectores en Europa están en positivo con el tecnológico subiendo 1,22%, el de viajes y ocio 1,3%, los servicios financieros 1,18% y el de recursos básicos es el único que está dudando entre signos. Los bancos suben 0,52% pero todavía hay algunos problemas en los bancos medianos en España y también problemas en algunos bancos británicos porque la falta de claridad del gobierno hace difícil saber lo que pueda pasar con las negociaciones sobre la salida de la Unión Europea.