Se mantiene la preocupación por los datos macro de China que estamos teniendo últimamente y las variaciones de los mismos tras la festividad del nuevo año lunar, que genera pautas estacionales.
 
Con respecto al IPC, lo normal es que los precios de los alimentos suban en plenas festividades, tal como lo hacen en Navidades en occidente, pero que poco a poco vayan cediendo un poco terreno una vez pasadas las mismas. El IPC del mes de abril en China desciende -0,2%, lo esperado, desde el -0,4% anterior. Algunos precios de los alimentos están manteniendo sus altos niveles una vez finalizada la fiesta del año lunar, pero es que parece que las condiciones meteorológicas han favorecido cierta escasez que está apoyando que se mantenga ese encarecimiento, lo que no ha dado lugar a recortes mayores en el IPC.
 
En cifras interanuales tenemos un incremento del 2,3% que es lo mismo del mes anterior, algo más bajo de lo esperado que era un incremento al 2,4%.
 
En general se está bastante lejos del techo del 3% que tiene el gobierno para 2016 como objetivo, así que todo el mundo está tomando de forma ligeramente positiva este dato porque ve que el Banco Central del país tiene margen para la maniobra.
 
Con respecto a los precios de producción industrial, seguimos bastante mal, con nuevas bajadas abultadas de los mismos que en el mes de abril alcanzan el -3,4%, aunque sí es cierto que no es tanto como el -3,8% esperado y tampoco tan fuerte como el -4,3% anterior. Al mantener las cifras negativas, este lado de la inflación sigue teniendo presión bajista.