La situación en Europa sigue siendo extremadamente complicada y de momento la operativa se sigue manteniendo en forma de reacción a titulares.

Cada vez que tenemos un titular positivo que viene desde el gobierno griego, aparece otro desde Europa o desde Alemania diciendo justo lo contrario, manteniendo la tensión hasta el último minuto.
 
Sin embargo, la deuda en el mercado secundario de Grecia sigue muy tranquila por debajo del 11%, por lo que algo hay de fondo que hace que no nos acerquemos a esa zona de pánico situada ligeramente por encima del 13%. Este comportamiento del principal indicador del estado de ánimo sirve también de base para que cuando hay titulares positivos, el mercado de riesgo reaccione fuertemente al alza como hemos tenido en los últimos minutos en Europa.
 
Tampoco está ayudando mucho la mejora que está teniendo el euro contra el dólar durante la primera parte de la mañana, gracias a que el dólar dejó una muestra de interés vendedor en el día de ayer contra el yen, aunque ahora la situación se haya calmado en todas partes, lo que muestra que hay mucha volatilidad y pocas ganas de tendencia.
 
El efecto del euro se ha visto perfectamente reflejado en que durante la primera parte de la sesión el súper sector de automoción y recambios ha sido uno de los peores del día, pero en estos momentos se ha metido a mitad de tabla y deja de presionar fuertemente a la baja como lo hizo los primeros momentos.
 
Ahora mismo todos los súper sectores están en negativo con el súper sector de recursos básicos como el peor del día con un descenso de -0,6% seguido de bebidas y alimentación con -0,5% y viajes y ocio con -0,43%.
 
Las telecomunicaciones son las mejores con -0,09% seguido de petroleras con -0,1%.
 
En realidad, ahora mismo tenemos tal potaje de factores y con todos los ojos puestos sobre la situación de Grecia, que parece que no hay lógica reacción entre los propios mercados y las noticias macro, así que parece que vamos a necesitar intentar sobrevivir en el corto plazo hasta que haya factores que pongan una tendencia más clara.
 
Hablando de cosas claras, hoy hemos visto que Grecia confirma su entrada en recesión y además estamos pendientes de la revisión del dato de producto interior bruto de Estados Unidos que se espera se meta en negativo por aquel déficit comercial mucho más amplio de lo esperado.