Se espera una apertura bajista en Wall Street tras un buen responso de datos macro peores de lo esperado como el APD, déficit comercial o la revisión de la productividad. Tras la apertura tendremos más datos que nos van a incrementar la volatilidad mientras el mercado teme ya las reacciones al BCE y el dato de empleo del viernes.
Llegamos a Wall Street y nos olvidamos algo del BCE, aunque Europa esté tocada y generando desconfianza sobre la reacción que podremos ver tras lo que tenga que decir el BCE en su reunión, porque muchos empiezan a ver un comportamiento que avisa de que ya hay algo o mucho descontado por el mercado.
 
Pues bien, hoy EEUU tiene motivos para mirarse a sí mismo ya que comienza el baile alrededor del dato de empleo del viernes, junto con otros datos importantes referidos a otros que conocimos hace poco.
 
Empecemos por partes:
 
Primero el ADP de mayo queda peor de lo esperado, alejándonos otra vez por debajo de cifras de la creación de empleo de EEUU de 200.000. Recordemos que el índice de empleo del ISM de manufacturas tuvo una visible bajada y eso no va a favor de buen dato. Cierto es que el de no manufacturas es más importante y debemos estar atentos porque lo conoceremos esta tarde, así que puede contrarrestar o potenciar el sabor de boca que ha dejado.
 
Siguiendo con los datos macro, el déficit comercial sube fuertemente por sorpresa, dañando el crecimiento del Q2 y haciendo que venga a la memoria el -1% del Q1. Al hilo del mal Q1 por el invierno, tenemos el dato de productividad revisada del Q1 que se ha desplomado, mientras los costes laborales se disparan, algo normal cuando la producción se ve interrumpida.
 
 Volviendo al mercado puro y duro, a nadie escapa el buen comportamiento del SP500 con varios records de altura en las últimas sesiones, pero la volatilidad está muy baja y el volumen es bajo, por lo que no hay seguridad en estos movimientos y eso preocupa mucho de cara al BCE y al dato de empleo del viernes.
 
En valores concretos tenemos:
 
Legg Mason se dispara en el fuera de horas más del +5% tras aparecer una oferta de compra de una de sus divisiones.
 
NRG Energy está cerca de un acuerdo de compra por 800 millones de dólares de Alta Wind Energy, el mayor campo de energía eólica de EEUU.