Warrants
en la categoría de Trading
Los "warrants" son opciones para comprar (call-warrants) o vender (put-warrants) una acción o un índice bursátil. Aparecieron en los Estados Unidos a finales de 1.970 cuando los altos intereses forzaron a los emisores de obligaciones a mejorar las condiciones de colocación ofreciendo una "golosina" adicional. Generalmente se ofrecía un warrant por cada 2 ó 3 obligaciones suscritas y estos warrants se inscribían en una bolsa para facilitar su negociación.
Cada lote de warrants daba derecho a adquirir una acción, del mismo emisor que emitía las obligaciones, a un precio de ejercicio estipulado, en cualquier momento hasta su vencimiento, generalmente de 3 a 5 años. El precio de ejercicio se fijaba en un monto superior al precio de la acción en el momento de emitir el warrant (entre un 20% y un 100% superior), y esa diferencia se llama (al igual que en el caso de obligaciones convertibles) prima de conversión ("conversion premium").
Hoy en día, los warrants no los emiten emisores de obligaciones sino bancos y casas de bolsa. Estos warrants se emiten de tipo call y put, y dan derecho a su tenedor a comprar o a vender el subyacente al precio de ejercicio, exactamente igual que una opción. Los vencimientos de estos warrants suelen ser de hasta a dos años, y se suelen emitir sobre índices bursátiles y sobre acciones muy líquidas.
Como hemos dicho, los warrants se consideran valores y la entidad emisora debe registrar la emisión con la Comisión de Valores indicando el número máximo de warrants call y warrants put que emitirá en total, la forma en que respaldará esa emisión, y la manera en que mantendrá un mercado secundario, actuando como contrapartida para los inversores que deseen comprar o liquidar warrants.
Esta función de contrapartida es, en la práctica, la más importante del emisor de los warrants y por ello las Comisiones se aseguran antes de autorizar una emisión de warrants que la entidad emisora tenga la capacidad y solvencia suficientes para realizarla correctamente. El emisor de los warrants tiene que garantizar el cumplimiento con los tenedores que exijan conversión, y ello se lleva a cabo manteniendo un inventario de las acciones u opciones correspondientes.
Los warrants emitidos por entidades financieras se inscriben en bolsas de valores y la negociación se hace a través de esas bolsas. En España varias entidades (Société Generale, Citibank, etc.) emiten warrants sobre el IBEX-35 y algunas de las principales acciones que lo componen (BBV, Telefónica, Repsol, etc.). Los warrants sirven para especular, y para establecer coberturas, pero no para estrategias vendedoras, pues no se pueden vender al descubierto;es decir, solo se pueden vender warrants adquiridos previamente.