Como si uno de sus patrocinados se tratara, el fabricante de productos deportivos está en uno de los mejores momentos de forma de su historia. Los últimos lanzamientos durante este año de mundial y el aumento del gasto en marketing, han generado un auténtico ganador.
Comenzó con un apretón de manos en 1972. Ese es el inicio de Nike, o al menos es así como lo cuenta la propia empresa que asegura que sus dos fundadores, Bill Bowerman y su compañero de running en la universidad de Oregón, Phil Knight son dos visionarios. La necesidad de estos dos corredores universitarios hizo que ambos decidieran poner en marcha una compañía que diseñara y vendiera zapatillas deportivas para runners.

Dicho y hecho. En la actualidad Nike es el mayor fabricante de ropa y calzado deportivo del mundo y en sólo 40 años, superando a algunos más veteranos como Adidas, a la que la propia compañía estadounidense ha dejado KO y tirada en el ring este año en mercados como Estados Unidos.

Eso, explican muchos expertos, es porque la compañía ha sabido mejor que algunas de sus rivales, aprovecharse de una megatendencia general de consumo en el mundo que ha optado por el Fitness y el cuidado de la salud.

¿Cómo lo ha hecho? Nike ha dedicado mucho tiempo y recursos en el lanzamiento de nuevos productos y en marketing. Y al parecer, ha dado resultado. Y muy bueno.

En el primer trimestre fiscal, Nike ha mejorado sus ventas casi un 9% y ha conseguido aumentar su cuota de mercado en 200 puntos básicos “impulsado sobre todo por el negocio de ropa de mujer, que aumentó un 23% -equivalente a 390 puntos básicos de cuota de mercado”, aseguran desde Morgan Stanley en una reciente nota que distribuyeron entre sus clientes. De hecho, los expertos afirman que Nike es su título favorito dentro del sector.

Uno de los eventos que más ha beneficiado a la empresa ha sido la celebración del mundial de fútbol en Brasil el pasado verano, lo que aumentó la demanda de artículos relacionados con el deporte que practican Cristiano Ronaldo y Neymar al que, por cierto, partrocina Nike.

Por si los expertos de Morgan Stanley no lanzaron las campanas al vuelo lo suficiente, su CEO, Mark Parker, afirmaba que “Nike nunca ha estado mejor posicionado para realizar su tremendo potencial de crecimiento”.

En este periodo la empresa aumentó su beneficio por acción en un 27%, y además el equipo directivo decidió elevar su previsión de beneficio para el conjunto del año. De hecho, espera unos ingresos anuales de 36.000 millones de dólares a finales de 2017.

Adidas, por el contrario, era su mayor idea de convicción de venta por su pérdida de cuota de mercado de casi 300 puntos básicos en Estados Unidos, y lo peor es que esta perversa tendencia podría trasladarse a otros mercados, como el europeo.

Cuota de mercado de Nike y Adidas
Cuota de mercado de Nike y Adidas


En Morgan Stanley consideran que en Nike se está iniciando una aceleración de los ingresos, con un crecimiento anualizado durante los próximos tres años que podría ser de, incluso, un 16%.

De hecho, a finales del primer trimestre de su ejercicio fiscal las peticiones de productos habían crecido un 11% con respecto a la cifra del año pasado.

Y sin embargo algunos inversores se preguntan si el hecho de ser una marca americana que vende en dólares no le va a pasar factura en los próximos meses, habida cuenta de que el dólar no ha hecho nada más que subir.

Según Morgan Stanley Nike está logrando convertir en ventaja competitiva lo que antes era una amenaza, gracias a las estrategias de gestión de riesgo y cobertura iniciadas hace 12-18 meses”. En el pasado trimestre el efecto divisa ha tenido apenas un impacto de 3 millones de dólares en una empresa cuyas ventas trimestrales rozan los 8.000 millones de dólares.

Si quiere seguir leyendo el reportaje, puede descargarse la última revista del mes en nuestra Zona Premium