El selectivo español ha vivido una última sesión de la semana nefasta. Tras llegar a romper los 10.800 puntos por la mañana, el Ibex 35 se dio la vuelta por la tarde y terminó descolgándose hasta los 10.588%. Ha cerrado con un descenso del 1,20% intradía y un 0,94% semanal. La hora bruja, los rumores ante un posible rescate de Irlanda y la dueda de las financieras españolas se encargó de hundir al índice.