No pasaría absolutamente nada si pudiésemos omitir todo lo acontecido en la jornada de hoy tras los primeros 15 minutos de sesión, pues es ahí donde ha radicado el verdadero interés de la jornada. Las principales Bolsas europeas no han querido aportar más novedades en el plano técnico y se han dedicado a consolidar las fortísimas caídas de la apertura. Nuestro selectivo IBEX 35 al contado cierra con retrocesos del -4,56% hasta los 10.853,9 puntos y, aunque parezca extraño, no ha sido la peor de las grandes del Viejo Continente, el MIB 30 italiano se desploma un -5,17%.
IBEX 35 en gráfico de 15 minutos con Estocástico (ventana central superior), MACD (ventana central inferior) y volumen de negociación

Fuente: Visual Chart y elaboración propia.


La conclusión de la jornada en escala intradiaria de 15 minutos (ver gráfico superior) es que la última tendencia alcista ha dado a su fin y comenzamos un nuevo tramo bajista que se corresponde con la sexta onda dentro del canal de corto plazo. Esto provoca anular temporalmente potenciales escenarios alcistas hacia máximos anuales e invita a seguir reforzando el escenario correctivo iniciado en el mes de ABR15.

Los 11.000 puntos han servido como asentamiento para los bajistas en la presente jornada y, desde ahí, han evitado en hasta dos ocasiones la continuidad de las compras, compras que como hemos indicado a lo largo de la jornada no eran motivo de entrada y su único objetivo era purgar la sobrevenga acumulada.

En la introducción de éste actualización de mercado exponíamos que lo verdaderamente importante se ha registrado en los primeros minutos de sesión en los que se ha desplegado una gran vela bajista que ha mantenido inalterado el comportamiento del precio hasta el cierre. En este sentido a media sesión (14:00h.) remarcábamos que: “Nos mantenemos en rango entre los máximos y los mínimos de la primera vela de hoy, entre los 10.820 y los 11.185 puntos, niveles que mientras sigan sin superarse no tendremos un movimiento significativo en escalas intradiarias”. (ver: “Todavía existe margen de error a corto plazo”)

Seguimos vigilando los mínimos del vigente mes de JUN15 en los 10.654 puntos, objetivo bajista si en la jornada de mañana martes día 30 de JUN15 se perforan a la baja los 10.820 puntos, movimiento que se presenta como el más probable atendiendo al volumen de negociación en las caídas y ante la purga de niveles extremos en el oscilador MACD intradiario.

Hace unas horas también comentábamos que, la violencia de las caídas y el shock inicial han dado paso a una consolidación y un análisis más frío de la situación y, es que, pese a las fortísimas caídas de hoy, lo cierto es que el entorno actual de precios en escala temporal diaria (ver gráfico inferior) no altera su composición, de hecho, un operador que solamente se dedicase a operar en base al comportamiento del precio, sin recibir información y/o estímulo del “exterior”, habría pensado que lo lógico era caer ante las señales de sobrecompra y la imposibilidad del precio de superar máximos relativos previos.

No debemos ser alarmistas y, si bien el actual marco de precios es muy complejo, el precio sigue desarrollando una pauta correctiva de manera ordenada y manteniendo intacto su estructura alcista de fondo (ver: “El IBEX 35 puede apoyarse en la directriz primaria”)
 
IBEX 35 en gráfico diario con Estocástico (ventana central superior), MACD (ventana central inferior) y volumen de negociación

Fuente: Visual Chart y elaboración propia.

Otro ejemplo que viene a corroborar que el mercado ha estado en fase de shock en la apertura es que, ayer el euro comenzó con importantísimas caídas respecto a su principales cruces y, mientras se escriben éstas líneas, vuelve a cotizar en positivo en los 1,1183$ (+0,16%), algo que hace tan solo unas horas parecía complejo de ver. (ver: “Grecia provoca la venta masiva de euros”)

Por tanto, prudencia y a vigilar niveles de soporte. En el fondo nada ha cambiado y ahora lo que debemos resolver es si verdaderamente la corrección toma forma y pasa a convertirse en una tendencia bajista o si por el contrario, el mercado ignora más de lo que creíamos el problema griego. (ver: “Los tres motivos al mercado a ignorar a Grecia”)