El analista de Societé Generale ha escrito sus consideraciones de la situación actual del mercado norteamericano. Cree que se empieza a notar el silbido de la burbuja. 
Albert Edwards, analista de la entidad financiera suiza, advierte que las fuerzas que han impulsado el mercado a largo plazo no sólo son inestables, sino que están también a punto de revertirse en un artículo que recoge Business Insider. Las altas valoraciones que han alcanzado los principales índices de Wall Street podrían hacer presagiar unas caídas en no excesivo tiempo.

“La burbuja de la renta variable ha disfrazado la montaña de la deuda neta acumulada en los balances de las compañías de Estados Unidos”, escribe Edwards. “Esto está afectando cada vez más con el fin del QE”, añade.

Sin embargo, indaga aún más y se centra en las fuertes recompras de acciones que hemos visto de las cotizadas en los últimos años. “Ahora estamos también ante el fin de la bonanza de las recompras de acciones, lo cual puede que sea un factor decisivo para hacer explotar esta burbuja”, argumenta.

Recompra de acciones y evolución S&P


“En sus esfuerzos para estimular la economía, la Reserva Federal y algunos de sus compañeros de los bancos centrales han apostado por la compra de bonos, lo que ha ayudado a mantener los mercados de crédito muy líquidos y las tasas de interés muy bajas”, contextualiza este analista.

"En retrospectiva, no puede haber duda de que la QE ha provocado un lavado de cara para los mercados financieros y los precios de las acciones se han revalorizado gracias a esta vía principalmente”, escribe Edwards.

Edwards se une a la lista de otros analistas que advierten sobre que la recompra de acciones puede provocar desaceleración. “La cuestión es que con el final del QE, con los beneficios empresariales y el crecimiento de flujos de efectivo esperados para frenar, estas recompras inevitablemente comenzarán a desaparecer”, sentencia.