El consejero delegado de BBVA, Ángel Cano, afirmó hoy que las mayores exigencias de provisiones establecidas por el Banco de España tendrán un impacto "muy moderado" sobre los números del banco, de entre 100 y 200 millones de euros.