Continúa el rebote iniciado tras la intervención de Powell. Es prematura pensar que el mercado ha iniciado una tendencia alcista. No se ha resuelto ninguno de los problemas: ni la desaceleración económica global ni la guerra comercial entre EEUU y China. Y pronto comenzará el período en el que las empresas publicaron los resultados del cuarto trimestre y las perspectivas para 2019.

Lo único que ha cambiado ha sido el discurso de Powell. Y lo ha hecho por el miedo a una brusca desaceleración de la economía de los EEUU. Es lo de siempre, "cuanto peor vaya la economía real, mejor para las bolsas".

El S&P 500 está experimentando un rebote dentro de una tendencia bajista.

Si observamos el gráfico del S&P 500, comprobaremos que desde los mínimos del pasado 26 de diciembre ha dibujado tres ondas. Ahora mismo se encuentra en la tercera onda al alza.

¿Hasta dónde puede continuar el rebote?

Lo más probable es que llegue a la resistencia de la zona 2.600. Este nivel es una zona de resistencia gráfica y representa un retroceso de Fibonacci.

El primer soporte se encuentra en 2.520 y el segundo en la zona 2.440. Mientras los respete, mantendremos una predisposición alcista en el muy corto plazo.

Una pauta similar está desplegando el NASDAQ 100. Por ese motivo, vamos a considerar como escenario más probable que suba todavía un poco más y que intente alcanzar la zona de los 6.620, antiguo soporte que debería actuar como resistencia.

El sector bancario, Amazon y el sector de la energía fueron los que lideraron el movimiento al alza en el sesión del lunes.

La cotización del futuro sobre el “crude oil” con vencimiento en febrero de 2019, se paró e inicio el desarrollo de un movimiento lateral al llegar a la zona de 50$.

Ahora bien, su tendencia a corto plazo sigue siendo alcista (rebote) y por ese motivo es probable que intente llegar a la zona de los 55-58$. Por lo tanto, es probable que el sector de la energía apoye la subida del S&P 500.

El DAX se giró a la baja al llegar al 10.900 e inició el desarrollo de una fase correctiva en gráfico “intradiario”. Mientras se mantenga por encima de 10.590 vamos a considerar como escenario más probable que intente alcanzar la primera zona de resistencia situada en torno a los 11.100.

La zona comprendida entre los 11.100 y los 11.600 es una importante zona de resistencia en la que probablemente se activarán señales de venta.

Por lo que hace referencia al IBEX, el aspecto que presenta la pauta me hace pensar que lo más probable es que intente dirigirse a la zona de resistencia situada en torno a 8.900.