El desplome que experimentan los principales índices europeos antes del cierre – con el Ibex35 marcando mínimos del año – está siendo protagonizado de nuevo por los bancos. Caixabank, Bankinter, Popular o Sabadell se ven penalizados con caídas de más del 5%. 

Es inimaginable mirar el desplome del mercado español sin seguir de cerca de los bancos. Aunque sólo sea por el peso que tiene el sector en el mismo. Por eso no sorprende que, cuando el Ibex35 se deja más de un 3% y marca sus mínimos anuales, los bancos se encuentren entre los más penalizados de la sesión.  

Eso sí, vayan por delante las acciones de Abengoa B, Gamesa y OHL que descuentan más de seis puntos porcentuales de sus precios. Así los títulos de las principales entidades medianas cotizan con pérdida de más del 5% que les llevan por debajo de cualquier nivel de referencia que sirve en este momento, tal y como les informábamos en "Los bancos no se salvan de la quema y van directos a niveles clave"  . Es el caso de Caixabank que retrocede hasta los 4.3920 euros, a un paso de los 4.35 euros, niveles de corto plazo en los que tenía la proyección la compañía ante la resistencia de 4.75 euros.

BBVA y Santander

Fuente. Bloomberg


Los títulos de Bankinter hoy pierden más de cuatro puntos porcentuales y marcan en los 6.2460 euros su último precio. En tanto que las acciones de Banco Popular retroceden hasta los 4.5630 euros por acción.  La entidad consiguió rellenar durante la sesión del lunes pasado el hueco alcista que dejó el pasado 25 de agosto, en los 4.563 euros, de lo que se desduce que en la medida en que siga cotizando por encima de los mínimos de antes de ayer todavía cabe albergar esperanzas de que el rebote  tenga continuidad en la entidad. 

Precisamente sobre estas entidades se pronunciaban hoy los expertos de Deutsche Bank en su revisión sobre el sector financiero: Bankinter y BBVA recomendación de compra en tanto que Caixabank y Santander son recomendación de mantener. Por cierto, que las acciones de Santander perdieron más de cuatro puntos porcentuales – hasta los 6.8610 euros – en tanto que BBVA cotiza en torno a los 8.7200 euros. Para los títulos de la entidad que preside Francisco González la previsión de largo plazo sigue siendo alcista y “si el precio alcanza los 8.63 euros daremos una oportunidad a las posiciones largas o compradoras”, explica Luis Francisco Ruiz, director de análisis de Estrategias de inversión en su Estrategia sobre BBVA. Sobre la compañía que está bajo el mando de Ana Patricia Botín, dicen los expertos que la pérdida de los 7 euros le hace mirar de nuevo hacia los 6.80 euros. Si perdiera esa referencia le haría acelerar las caídas y  el valor fijaría en los 5.50 euros su objetivo de medio plazo,  lo que tendría implicaciones realmente negativas si acaba siendo perforada. José Luis Cárpatos, analista independiente advertía en su video análisis semanal que por el momento la entidad ni tocarla. 

A caballo entre los grandes y los bancos medianos, Bankia que sufre una penalización de más del 4% en su cotización, hasta los 1.3100  euros. Dicen los expertos que la entidad que preside José Ignacio Goirigolzarri "ha dado por perdido el soporte, la base del movimiento lateral, y por lo tanto, lo más probable es que se aceleren las caídas hasta niveles de 1.18-1.20 euros, donde se encuentra la siguiente zona de soporte a tener en cuenta". 

Grecia o la situación económica ¿qué descuentan las entidades?


Pero ¿qué le ha ocurrido a los bancos? Lo cierto es que no hay unanimidad en las opiniones. Hay expertos que consideran que la debilidad en el crecimiento económico de la Eurozona – por no hablar de entrar nuevamente en una nueva, la tercera, recesión – hacen cotizar en negativo a un sector muy dependiente de la evolución económica. Por otro lado, esta misma mañana la agencia de calificación crediticia Fitch ha advertido del riesgo de que las pruebas de resistencia a la banca griega revelen la necesidad de nuevas ampliaciones de capital, ante los grandes problemas de morosidad en sus carteras de crédito. La agencia señala que los principales bancos helenos siguen lastrados por las grandes carteras de préstamos, a pesar de haber efectuado ya ampliaciones de capital y de haber emprendido reestructuraciones. Piraeus, Eurobank y Alpha- hacen que sus balances dependan sobremanera de una mejora del entorno macroeconómico, que actualmente todavía es muy débil, sostiene Fitch's.

Como no podía ser de otra manera, la banca griega se coloca como sector más penalizado de la sesión. Robert Casajuana i Alujas, economista y profesor de ISEFI reconocía ayer a Estrategias de inversión precisamente que en los test de estrés es la banca griega la que más peligra y, junto con alguna italiana, podría dar la sorpresa negativa en los test de estrés. “Se está evaluando un 80% del sector banacario europeo, se habla de que si puede haber alguna sorpresa negativa hablaríamos de 10-12 entidades, en Italia por ejemplo tendríamos Monte de Paschi Siena, Banca Popolare de Milano, BNP Paribas en Francia, en Grecia Piraeus Bank, Alpha Bank también y la sorpresa vendría de la mano del alemán Commerzbank o incluso de los bancos de los länders alemanes, que son como las cajas de ahorro españolas”.

Si quieres que te avisemos cuando estos valores cambien de fase del ciclo bursátil, pincha aquí