Oyster Credit Market Opportunities Fund, un fondo lanzado para aprovechar las oportunidades del mercado, especialmente, la deuda empresarial con rating de solvencia de categoría de inversión. ¿Cómo se consigue? Mediante una combinación de bonos comparativos y swaps de riesgo de impago (Credit Default Swaps o CDS), explica Philippe Kellerhals, co-manager of Oyster Credit Market Opporunities Fund.
La estrategia principal de este nuevo fondo se basa en cinco estrategias de inversión diferenciadas. En primer lugar, Philippe Kellerhals señala la exposición larga que tiene este fondo hacia la renta fija privada donde se refleja una perspectiva direccional sobre la deuda de la empresa mediante la compra de bonos empresariales o la venta de CDS. Pero ¿cómo se lleva a cabo esta estrategia? Este experto señala que “se tienen en cuenta los instrumentos con el mejor perfil de riesgo/rentabilidad como son los bonos de contado, vencimiento, situación de capital de la compañía en concreto, así como la liquidez. En segundo lugar, Kellerhals destaca la exposición corta de este fondo de crédito hacia la renta fija privada, basada en la compra de CDS de protección en la que se tienen en cuenta los criterios de liquidez o madurez de la compañía.

La tercera estrategia es la titulada “bases trade” que, a diferencia de las anteriores, refleja una perspectiva no direccional sobre la deuda de la empresa mediante la compra de bonos empresariales o CDS. Y es que, como explica este experto, como los bonos han ofrecido recientemente una mayor rentabilidad que los CDS, se puede asegurar una prima con la compra de bonos empresariales y la compra simultanea de protección con el CDS asociado, sin aportar riesgo crediticio. La cuarta estrategia es la de “valor relativo”, una combinación crediticia en largo y en corto. ¿En qué se basa esta estrategia? Kellerhals explica que se trata de una apuesta sobre el valor relativo de dos emisiones, con la venta de una entidad de referencia y la compra de protección en otra entidad de referencia distinta. Pero existen varias modalidades, por ejemplo, la realizada dentro de un sector entre dos compañías, entre sectores diferentes, dentro de una estructura de capital determinada, por ejemplo deduda preferente frente a deuda subordinada ó entre distintos vencimientos.

“La quinta y última estrategia es la dedicada a las situaciones especiales, basada en la exposición crediticia en largo en una posición que entraña importantes riesgos de impago y que recientemente ha registrado una elevada volatilidad o cuya liquidez es menor”, explica . No obstante, esta posición tiene una reducida exposición en la cartera, de entre el 0 y 25%.

¿Cuáles son las ventajas de este tipo de fondos? Kellerhals reconoce que la primera de las ventajas es poder posicionarse en crédito tanto largo como corto. Además –explica- “como este año el mercado de crédito ha experimentado un estrechamiento claro de los márgenes de créditos ahora nadie sabe hacia dónde se pueden mover los mercados”. “Es por ello que la mejor opción es poder participar tanto de forma positiva, largos, como de forma negativa en una empresa, cortos, vía derivados de crédito”, señala. Además, otra de las ventajas es que el movimiento de los tipos de interés no afecta a este tipo de fondos.

Teniendo en cuenta las perspectivas económicas para 2010, Kellerhals reconoce que este fondo se verá favorecido ya que “se espera que continúen las ayudas y planes de estímulo que tanto los gobiernos como los bancos centrales han puesto en marcha para reflotar las economías”, apunta. El objetivo de la rentabilidad del fondo tiene dos bandas -continúa- “presenta una banda alta, donde hay volatilidad, ya que pensamos que durante 2010 va a haber más volatilidad, para la que este fondo busca un Euribur + 4 y 5%. No obstante, “cuando el mercado se relaje, el fondo tiene el objetivo de Euribor + 200 puntos básicos”. Por ello, “para un inversor básico, esta banda es muy apetecible porque presenta una volatilidad baja en la forma de gestionar la cartera”. Kellerhals hace hincapié, además, en la facilidad que supone tener en cuenta el Euribor ya que todo el mundo conoce cómo funciona por lo que es muy fácil ver cómo vamos haciendo la gestión, es una operación muy transparente”.