El índice Ibex 35 logra consolidar por encima de la cota psicológica de los 10.000 puntos, desarrollando un impulso desde los 9.361 puntos que le permite avanzar más de 7,5% en pocas sesiones, avances que no son gratuitos y pasan facturas a las lecturas obtenidas en el oscilador Estocástico, que desarrollan amplios excesos alcistas, al tiempo que