La cita clave del día 3 de diciembre se acerca, donde el mercado espera que el BCE mueva ficha y expanda su política de compra de activos, lo cual sería bajista para euro y alcista para bolsas.
 
A la luz de la situación técnica y las caídas del oro y su estabilización “a la espera” de un movimiento reactivo, sugiere que ese día el BCE defraudaría en sus previsiones o que la ampliación no sería como el mercado espera.

En base a la situación gráfica, y a falta de 4 sesiones para la cita, todo invita a pensar en una reacción alcista del oro cercana, lo cual vendría de la mano de caídas de dólar (¿no amplia QE?) y probables caídas en bolsa.

bolsas dolar oro


QUIZÁ LE INTERESE LEER: ¿Han tocado suelo los precios de las materias primas?