La operadora española, tal y como ha informado el medio británico Daily Telegraph, estaría avanzando en la salida a bolsa de su filial británica, O2, valorada en más de 10.000 millones de libras. Esto sería el mayor lanzamiento en el parqué británico desde el estreno de la minera Glencore hace más de cinco años.
 
Telefónica ya está poniendo en funcionamiento su maquinaria para el lanzamiento a bolsa de O2 en el Reino Unido y para ello ya está avanzando con los bancos de inversión para realizar la colocación de los títulos, tal y como ha informado el Telegraph en su edición del pasado sábado.

Dentro de estas entidades financieras encargadas en la colocación estarían Barclays, junto con UBS y Morgan Stanley, mientras que habría otro banco de inversión que se uniría a esta lista en los próximos días. Básicamente, habría varios bancos que estarían en la disputa de tomar este papel secundario.

Telefónica también ha nombrado al asesor de relaciones públicas de la ciudad de Finsbury, dando una clara señal de que están preparados rápidamente de acaparar buena demanda en esta salida a bolsa. De esta manera, si todos los planes de la compañía siguen adelante la idea es que la OPV se produzca a principios de 2017. 

O2, el segundo mayor operador de telefonía móvil del Reino Unido, con más de 25 millones de clientes, incluye su unidad Giffgaff y una participación del 50% en Tesco Mobile. Según estas mismas informaciones, varios ejecutivos de la operadora española habrían completado ya todo el trabajo preparatorio siguiendo todas las condiciones del mercado. La idea sería esperar a la resolución de las elecciones de Estados Unidos para ponerse en marcha.

Y es que Telefónica está tratando de reducir su carga de deuda. Ya trató de vender O2 por 10.250 millones de libras a Hutchison, pero la Comisión Europea terminó bloqueando el acuerdo. Ofcom y la Comisión de la Competencia afirmaron que la fusión habría perjudicado a la competencia y la elección del consumidor.

Telefónica mantendrá una participación de control en O2, asegurando que se beneficia de seguir suministrando a la empresa británica los servicios y equipos de conectividad, y por lo que es probable que la compañía ofrezca un dividendo atractivo.