Que la esperanza de vida entre los españoles se ha disparado no es una novedad. Quizá por eso cada vez es más frecuente leer reflexiones sobre el impacto que tendrá vivir en una sociedad más longeva.

Sobre todo en España, uno de los países más longevos del mundo. Se estima que en 2065 las mujeres alcanzarán una edad media de 91,6 años y los hombres vivan una media de 88,6 años. Es más, según los datos del Instituto Nacional de Estadística (INE), en los últimos 10 años, el número de españoles que supera los 100 años prácticamente se ha duplicado pasando de 7.959 personas en 2007 a 15.381 en 2017.  Se estima que la población centenaria en España alcance las 222.104 personas en apenas 50 años. Hay estudios que muestran que en este momento loas personas de 20 años tienen un 50% de posibilidades de vivir más de 100 años y los de 40% más de un 50% opciones de alcanzar los 95 años.

El Instituto Santalucía acaba de publicar un libro “La vida de 100 años” en el que se abordan los efectos de una sociedad más longeva. No es el único, recientemente Abante  editaba este mismo libro con el objeto de concienciar de todos los cambios que están por venir desde un punto de vista financiero, laboral o de relaciones sociales. Además, el Instituto Santalucía ha realizado un estudio para conocer la percepción de los españoles sobre la longevidad y cómo planificarían su vida si fueran centenarios.

Según se desprende de este análisis, tres de cada cuatro españoles coinciden en que estarían más preocupados por cómo van a financiar su jubilación si fueran a vivir 100 años o más. Con las condiciones actuales, alcanzar una edad de 100 años implicaría pasar 33 años retirado del mercado laboral, es decir, un tercio de la vida. “Por ello, ya hay un 40,6% de los ciudadanos que vería lógico jubilarse a los 70 años si fuera a vivir 100 años y prolongar así el periodo de cotización”, explican los expertos de este instituto.

Pero hay diferencias entre hombres y mujeres. Los hombres estarían más dispuestos que ellas a retrasar la edad de jubilación hasta los 70 años a causa del incremento en la esperanza de vida, pero se muestran menos preocupados por cómo financiar el retiro que las mujeres. “Precisamente, del total de personas centenarias del país, el 79% son mujeres, quienes a su vez perciben de media una pensión de jubilación un 36% inferior”, explican estos expertos.

¿Qué cambiarían?

De acuerdo con este informe, “existe un porcentaje considerable de la población que asegura que el hecho de vivir hasta los 100 años con buena salud sí influiría en el momento en el que tomaría ciertas decisiones vitales. Bajo ese supuesto, la mitad de los españoles alargaría su periodo de formación académica hasta los 30 años para entrar más preparado y especializado al mercado laboral; un 42,9% se plantearía tener hijos a partir de los 38 años; y un 40,1% incluso vería normal amortizar la hipoteca en un plazo superior a 35 años”.

Para José Manuel Jiménez Rodríguez, director del Instituto Santalucía, “estamos viviendo de promedio más que nuestros padres y que nuestros abuelos, y nuestros hijos y sus hijos vivirán aún más. Sin duda, esto es una excelente noticia y debemos aprovechar al máximo este regalo. Asistimos a una transición demográfica sin precedentes que conllevará importantes cambios en las estructuras sociales y económicas por lo que es fundamental estar bien preparados para ello. El momento de la jubilación y el bienestar en esta etapa constituyen uno de los grandes desafíos a los que nos enfrentamos como sociedad y donde una buena planificación resultará clave”, señala el experto.

Esperanza de vida