No hay duda, al sector de la gestión le preocupa la renta fija, sobre todo en España donde están asignada gran parte de las carteras de los fondos y planes de pensiones españolas.  Una subida de tipos de interés, o un aumento de las mermadas rentabilidades de los bonos podrían provocar fuertes caídas en estas carteras que, además, suelen estar en manos de los inversores más conservadores.
 
Para muchos la pregunta es si la renta fija se ha convertido en el nuevo activo de riesgo. Las respuestas no están claras, aunque lo que sí trasluce es preocupación. Después de 35 años parece que el mayor mercado alcista de la renta fija ha pasado un punto de inflexión y que ha terminado una historia de alegrías para los inversores.

Parece un contrasentido, pero cuando la rentabilidad sube y cae el precio de los títulos los bonos que ya están en cartera solo no pierden dinero si se mantienen hasta vencimiento. Si la maduración de los bonos es muy larga, los inversores solo tienen dos opciones: mantenerlos hasta el fin de su vida y conformarse con tipos más bajos que los que ofrece el mercado, o venderlos con pérdidas.

La posibilidad de que la FED suba los tipos la próxima semana está sobre la mesa, sobre todo tras los últimos datos económicos conocidos y los últimos comentarios de la presidenta de la Reserva Federal. Cada vez son más los expertos que descuentan una subida en la próxima reunión del 14-15 de marzo.

Uno de ellos es Chris Bowie, responsable de crédito en TwentyFour AM.  En una reunión con inversores en Madrid, el experto afirmó que la FED subirá dos veces los tipos este año. Eso sí, apuntó que “el riesgo estriba en que se lleven a cabo más subidas si aumenta la inflación”,

Para Bowie, una de las fórmulas que pueden usar los inversores para sortear esta situación es el uso de una estrategia de retorno absoluto, pero no cualquiera. Efectivamente, Bowie recomienda el fondo que el mismo gestiona, el Absolute Return Credit Fund HI.

El mismo explica que se trata de un fondo algo diferente a los de retorno absoluto tradicionales, ya que no usa posiciones cortas y considera que, además, es muy fácil de explicar a los clientes.

Asignación de activos
La mayor parte de la cartera (alrededor de tres cuartas partes) están invertidas en bonos con grado de inversión con una duración no superior a los cinco años. Además, usa coberturas tácticas de tipos –que le ayudaron a compensar las pérdidas tras el brexit-, bonos con grado de inversión con una duración algo más larga –aunque no superior a los 7 años-, high yield de empresas que están en su lista de alta convicción, ABS de alta convicción y una cobertura táctica del crédito.

Dentro de la parte principal de la cartera, el grado de inversión de duración de hasta cinco años tiene una gran posición en bonos financieros, sobre todo de aseguradoras.  Por regiones huyen de Europa ya que, según Bowie “ahora vamos a donde está la rentabilidad: el Reino Unido y Estados Unidos”.   

cartera


QUIZÁ LE INTERESE LEER:
¿Está remodelando su cartera? Aquí tiene unos trucos útiles para hacerlo
Estos son los activos a los que  irá a parar la liquidez de los institucionales