La agencia de calificación crediticia Moody's otorgó el pasado viernes a la deuda soberana del país la nota hasta Baa2 desde Baa3, de este modo conseguimos alejarnos del la calificación del bono basura.

Además, alega una perspectiva positiva por lo que no sería de extrañar nuevas mejoras en la calidad crediticia de la deuda española.

Moody's recalca en su informe que esta revisión se debe a que la economía española ha conseguido el "reequilibrio gracias a un modelo de crecimiento más sostenible", también señala que las mejoras estructurales (reforma laboral y de las pensiones) que ha llevado a cabo el Gobierno han mejorado la competitividad exterior y subraya que "las exportaciones también están más diversificadas que antes de la crisis, lo que limita la vulnerabilidad a una desaceleración del crecimiento". También la agencia estadounidense recalca "la mejora de las condiciones de financiación" que atribuye tanto a la política llevada a cabo por el Banco Central Europeo (BCE), como a las medidas de ajuste presupuestario.

Parece que poco a poco las aguas empiezan a retornar a su cauce, aunque estamos lejos a la excelencia crediticia que nos otorgaba la agencia con la AAA… como puntos a favor podemos decir que desde el máximo histórico de la prima de riesgo española que llegó a los 638 puntos básicos, en la actualidad el diferencial con el bund se encuentra en los 188 puntos básicos. Por el contrario, hay aspectos que aún son preocupantes en la economía española como un déficit que previsiblemente cerrará en 2013 en torno al 6,5% y con un nivel de endeudamiento del 94% del PIB español.

La agencia advierte que subirá la calificación de la deuda soberana española si España logra generar un punto de inflexión en el crecimiento de su endeudamiento público y a su vez consigue un "significativo crecimiento económico". Sin embargo, Moody's estaría dispuesta a rebajar el rating si la Administración abandona la senda de reducción del déficit.