La reunión que mantuvo ayer la dirección de Microsoft con los analistas no ha sentado bien al valor, que hoy ha cerrado con una caída del 2,5%. 
Lo peor, en opinión de muchos expertos, es la falta de claridad en las previsiones a largo plazo de una compañía que, a día de hoy, sigue buscando nuevo CEO.

Posiblemente ayer fue uno de los últimos días en los que Steve Ballmer, el actual consejero delegado de Microsoft, tuvo que enfrentarse al escrutinio de los analistas que siguen el valor. Quizá porque la empresa sabe que en unos meses tendrá a un nuevo jefe al volante, o porque hay cosas que aun no tienen muy claras, lo cierto es que a los analistas le han faltado detalles.



Para algunos expertos, fue turbador que los directivos de la compañía no contestaran si la empresa permitirá al nuevo CEO reestructurar de nuevo el negocio.

Por su parte, la nota de los analistas de Morgan Stanley posterior a la reunión asegura que aunque valoran los esfuerzos de la empresa por mejorar las inversiones en algunas áreas, hasta que no tengan más detalles sobre el impacto de esos gastos en el beneficio, no podrán ser más positivos en el valor.

Los analistas de esta firma tienen una recomendación de “igual que el mercado” para las acciones de Microsoft.
Ayer, Steve Ballmer y otros directivos de la compañía señalaron que Microsoft Office ha sido capaz de recuperar clientes y que los usuarios han crecido alrededor de un 350% en el último año. También hablaron de las sustanciales mejoras en segmentos como el negocio relacionado con la “nube”.

Ayer, de hecho, anunciaron que tienen previsto un CAPEX de 6.500 millones de dólares para el ejercicio fiscal 2014, una cifra muy superior a la que pronosticaban la mayor parte de los expertos. Citi, por ejemplo, trabajaba en sus modelos con 4.800 millones de dólares. Los analistas esperan que la compañía les indique cómo va a influir esta inversión en los márgenes.

En cualquier caso, los ejecutivos de la compañía no supieron contestar si esa cantidad podría repetirse en los próximos ejercicios, o no.

Según la nota de Morgan Stanley, Microsoft no dio detalles sobre la estrategia de inversiones, el proceso de transición del nuevo CEO y la adquisición de Nokia. De hecho, afirman que tampoco hubo muchos detalles sobre el negocio de PC’s. Ellos esperaban que Steve Ballmer hablara de cómo pensaban reflotar esa unidad y un calendario
al respecto.


Aunque en esta firma apuntan que la valoración (PER 11) y la rentabilidad por dividendo de la compañía son muy atractivas, aun hay riesgos muy claros en el horizonte, por ejemplo, si serán capaces de triunfar en el negocio de las
tablets y los móviles y sus capacidades para triunfar en la nube.

(Acceder a las presentaciones y material)