Los mercados siguen sufriendo por el posible contagio de Italia a la deuda griega. Un hecho que se tratará de solucionar esta semana, la misma en que comienzan los resultados empresariales. Cifras que, aunque se prevén buenas, no serán suficiente para hacer subir a las bolsas-.

El sufrimiento de los mercados llega hoy por lo que ocurrió el pasado viernes – que es cuando suele haber movimientos drásticos – y la presión vuelve a estar sobre los bonos soberanos. Damián Querol, director de análisis de Banco Gallego reconoce que “al igual que hace dos semanas la subida fue significativa por la reducción de riesgo a que Grecia produjera impagos, sabíamos que habría retrocesos después pero no esperábamos que tan drásticos”. Unas caídas que se vieron favorecidas tanto por el dato de empleo de Estados Unidos como por el posible contagio a Italia.

El experto ha declarado en Radio Intereconomía que el hecho de que se presiona fuertemente a Italia –tercer país de la UE por importancia- “que no ha iniciado las reformas, tiene relevancia por lo que los miembros europeos intentarán esta semana dar algo más de estabilidad al mercado para evitar la tendencia alcista de los diferenciales de deuda”. Y eso es lo que se está trasladando a los bancos “que además se verán marcados por los test de estrés publicados este próximo viernes”.

Acerca de la solución de los test de estrés, Querol admite que el viernes cuando había presión sobre el bono italiano, el presidente del Banco de Italia indicó que seguramente “pasarán con tranquilidad los bancos italianos”. En España, lo bancos han capeado el temporal “por la presión anticíclica para que en momentos como el actual de presiones pudiera haber un colchón de seguridad”. Ahora no se permite que se complete con esa presión “por lo que tendremos que ver cómo saldrán “la banca española sigue capitalizada, el problema quizás está en las cajas pero también estamos viendo cómo están sacando su negocio a bolsa, lo que permitirá dar más estabilidad a los mercados”.

A nivel estratégico, en el plano de resultados empresariales esperamos que a nivel de ventas sean algo mejor que las expectativas “pero a nivel de costes puede haber cierto problema como consecuencia de la subida de precios del petróleo. Resultados positivos en general pero donde el problema “es que no serán catalizador para hacer subir a las bolsas a largo plazo”. Querol reconoce que con esta incertidumbre seguimos siendo positivos con el segundo semestre “y recomendamos aprovechar los retrocesos para tomas posiciones”.