A lo largo del año pasado, "el resultado de Bolsa española fue más consecuencia del castigo sufrido durante 2010 que de la propia selección de fondos. Hemos visto como durante el año pasado la bolsa española era castigada por todos los temores sobre nuestro país, ahora al solventarse todo ese tipo de dudas, las posiciones bancarias y otro tipo de compañías se han beneficiado y con ellos los fondos de inversión que se benefician también de las subidas bursátiles."


Ángel de Molina, director de análisis de Tressis, asegura que cuando acabe el QEII los flujos volverán hacia los países emergentes.

Además, en medio de la avalancha de resultados empresariales de este trimestre, De Molina asegura que "empieza a percibirse que si en anteriores trimestres, había un cierto porcentaje de sorpresa positiva, este trimestre no será así, es cierto que hay compañías que han ido haciendo sus deberes pero cada vez será más difíciles encontrar este tipo de compañías y los márgenes se van recortando en función de cómo les afecten las materias primas."

La estrategia a seguir desde Tressis es ir algo más allá que "centrarse en compañías que dan una alta rentabilidad por dividendo, es decir, que no sólo sean capaces de dar un alto dividendo sino de aumentarlo. Hay una serie de compañías que durante más de 25 años han incrementando anualmente su dividendo en Estados Unidos."

Mientras, en el viejo continente, "dentro de la renta variable europea a nivel corporativo se ha visto que muchas empresas han hecho sus deberes y están muy saneadas.". No obstante, y centrándonos en Portugal, "no hay fondos que inviertan exclusivamente allí pero sí algunos que combinan la exposición a Portugal y a otros países," algo que hace que la repercusión directa sobre los fondos sea bastante escasa.

Preguntado por su opinión sobre los bonos convertibles, Ángel de Molina afirma que "son una clase de activos que, excepto en 2008, mejoran sustancialmente el perfil de riesgo de las carteras. Empieza a haber fondos de gestión alternativa que invierten en este tipo de mercado, siempre los hedge funds lo han hecho, pero se van sacando fondos accesibles para el inversor español que utilizan estrategias de retorno absoluto, los que tengan más sensibilidad a la renta variable y fija y la mayoría de ellos que suelen jugar al tramo balanceado que más se beneficia tanto de la exposición al bono como de la renta variable."

No osbtante, es cierto que la mirada a vuelto a posarse sobre los países emergentes, donde "sigue habiendo muchas oportunidades, los fundamentales están creciendo a grandes ritmos, los bancos centrales están tomando la medidas adecuadas"; otra cosa es, dice De Molina, que "medidas como el QE de Estados Unidos hace que los flujos salgan de emergentes para ir a los desarrollados, pero esto termine volverá el dinero a las economías emergentes" y duda, además, que se vaya a producir un QEIII en junio.